lunes, 15 de diciembre de 2014

Los niños y la tecnología

Padreprimerizo y yo trabajamos en tecnología y a los dos nos encanta. Pero hasta hace un par de meses, no hemos querido que Mario tuviera mucho contacto con la tecnología.

Hasta ese momento, todo el ocio de Mario ha girado alrededor de la actividad al aire libre y en casa, de juegos y juguetes sencillos y tradicionales. Sinceramente, me horroriza tratar niños que no han visto una canica en su vida o que no saben darle una patada a una pelota (a no ser que sea en la consola). O con adolescentes o jóvenes que no saben ni coger un lápiz.

Ahora que Mario ya ha adquirido todo tipo de destrezas "básicas" (lo que incluye coger el teléfono para hablar con la abu, ponerse la tele para ver sus dibujos, ver cosas en YouTube, etc; que tampoco le hemos tenido en una cueva...), hemos empezado poco a poco a introducirle en las "modernidades".

Primero fue en el cole, porque tienen una hora a la semana de Informática. Mario relaciona los ordenadores con el trabajo, porque nos ve a nosotros en casa. Así que el primer día vino muy preocupado porque tenía que trabajar en el cole y no le habíamos enseñado cómo hacerlo. Allí les ponen por parejas y juegan, por lo que está aprendiendo a usar el teclado y el ratón (bueno, ya ha aprendido, porque con tecnología, son automáticos, parece increíble).

En casa hemos incorporado la tablet a su ocio, solemos jugar un rato ya en pijama, entre el baño y la cena, y le encanta. Se apaña para muchas cosas mejor que su padre (que deditos más rápidos, qué maravilla) y estamos encontrando juegos con los que disfrutamos mucho (y que me han venido muy bien esta racha que no he estado para muchos trotes). Os dejo una lista de algunos de ellos (todos gratuitos y para Windows 8) por si os animáis:
  • Lo primero que hicimos fue dibujar y pintar. Le encanta el Paint Sparkles (se miraba la punta del dedo los primeros días, era muy tierno).
  • Luego empezamos con juegos de puzzles sencillos y educativos, de formas, colores, letras y números. De estos hay muchos, aunque ninguno me gusta especialmente, los que hemos probado de momento los veo un poco limitados. Y muchos son en inglés.
  • El Animal Sound Box le encanta, puede ver dibujos y fotos de animales y escuchar el ruido que hacen.
  • Nos gustan mucho los juegos de memoria, así que estamos viciados con el Color Memo y con el de Peppa Pig (el típico de hacer parejas de tarjetas).
  • De ingenio nos encanta el Birds and Blocks, a Mario se le da genial y muchos niveles los pasa él solito.
  • Y en plan lúdico total, el favorito de Mario es el de Cars, de Disney. Y también lo pasamos muy bien con el clásico de hockey de toda la vida, el Air Hockey.
¿Qué os parece? ¿Ocio tecnológico sí o no, cuánto, desde cuándo?

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Mario, la leche y la fruta

Las cosas cambian con los niños, mucho y muy rápido. Dos ejemplos con la dieta de Mario, para que nadie desespere.

Cuando Mario probó la cuchara y el vaso, no quiso saber nada del biberón. Y la leche que tomaba era la de las papillas, los purés, los quesitos y los yogures, porque la leche en vaso no le gustaba (yo creo que en biberón tampoco, pero claro, no le quedaba más remedio). Durante un tiempo desayunaba un bol de galletas con leche, pero cuando se pasó a la tostada, esto implicó no beber leche en ninguna de las comidas. Negativa rotunda.

De vez en cuando probábamos, hasta que con dos años y pico, comenzó a tomar un vaso de leche fría en el desayuno con un poco de cola-cao. Esto dura todavía, pero de vez en cuando le apetece un vaso después de cenar (como Caillou, nos dice él) y nos lo pide. Y en el cole si el postre es fruta, le dan un vaso de leche después de la comida que al principio no se quería tomar pero ahora se toma casi todos los días. Problema resuelto, olvidado lo de "este niño no bebe nada de leche, se nos va a quedar bajito".

Con la fruta más o menos lo mismo. De bebé merendaba una papilla de frutas y le encantaba, pero el problema fue pasar a los trozos. La única comida en la que le ha dado pereza masticar. Hasta muy mayor tuvimos que darle la fruta espachurrada. Y cuando hace un año y pico comenzó a merendarla a trozos, no era para nada su momento favorito. De repente este verano le cogió el gusto, y merendaba fruta en la piscina pero también nos pedía de la nuestra para postre de la cena (se ha viciado con el melón y la sandía, los llama polos porque se pincha un trozo grande con un tenedor y le va dando mordisquitos). Ahora en el cole le ponen fruta de postre casi todos los días, así que hay días que toma tres piezas, comida, merienda y cena. Y en general le encanta.

Y además hace unos meses comenzaron a gustarle las ensaladas, lo que nos resuelve muchas cenas. Y parecía que nunca iba a llegar...


martes, 2 de diciembre de 2014

Discusiones filosóficas (X)

"Vale mamita, hemos empatado, pero entonces ¿hemos ganado los dos o hemos perdido los dos?" Lógica aplastante.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Mamá está malita

Mario está acostumbrado a verme mala, por suerte, no con cosas graves, pero mi salud se resintió mucho con el embarazo y con el parto. Siempre le pone nervioso cuando me ve bajita, con fiebre y sin mis habituales energías y ganas de juerga.

Pero este Ocubre tuve que pasar por quirófano y con un ingreso incluido. Nada grave, pero latoso y con un post-operatorio muuuuuuuy pesado. Como siempre, optamos por contarle la verdad, dulcificada y en el último momento para que no tuviera mucho tiempo de angustiarse con el tema. Y como siempre también, el juego ayuda mucho. Los días antes y después de la operación, Mario ha sido muy a menudo el médico que me operaba y me curaba, la enfermera que me ha cuidado, etc.

Los abus ayudaron mucho con el ingreso, así que Mario no tuvo que verme en el hospital. Y luego se ha portado como un campeón, mirando a veces de reojillo en los malos ratos, pero siempre pendiente de mi y ayudando con todo. Lo peor, que no he podido hablar en casi tres semanas y me he tenido que comunicar con él por señas y dibujando. Pero bueno, ya ha pasado y parece que todo va bien, no nos quejamos. Y Mario se ha quedado con la pizarrita que he estado usando para escribir de recuerdo!!

jueves, 30 de octubre de 2014

Cuentos (y II)

El siguiente paso fue leer un libro largo los dos juntos, por capítulos. Surgió por casualidad, Mario tiene en su habitación muchos libros que yo había guardado de cuando era pequeña, mis favoritos. Uno de ellos es El Mago de Oz, en una edición preciosa de Anaya. Siempre la ha llamado la atención este libro, y antes del verano me pidió que lo leyéramos juntos.

Pensé que se iba a aburrir, pero todos los días me lo recordaba, y nos íbamos un rato a su cama, los dos tumbados juntos, para que le leyera un capítulo o dos y viéramos las ilustraciones. Le encantó la historia y me acordé de la peli. Así que cuando terminamos el libro se la puse. Para mi sorpresa, me iba contando lo que iba a pasar (no sabía hasta qué punto había escuchado todo lo que le leía) e incluso se indignó (igual que su madre en esto) cuando vio que había un par de cosas del libro que en la película habían cambiado. Tenemos pendiente leer algún otro de esta colección, pero ahora prefiere un papel más activo en los cuentos.

Lo siguiente es que por la noches al acostarle, en lugar de pedirme nuestra canción, me comenzó a pedir un cuento. Cada noche me proponía un tema y yo tenía que contarle un cuento sobre eso. Empezamos con piratas, caballeros y sirenas; pero al llegar el verano ha comenzado la época de las profesiones y los rescates así que todos los cuentos son de basureros, médicos, policías, bomberos, helicópteros y cosas similares. Los cuentos que más le gustan, me pide que los repita otras noches y como se acuerda de ellos, se los tengo que contar igual.

Y en las vacaciones comenzamos con un proyecto en casa en el que todavía estamos: escribir nuestros cuentos favoritos juntos. Yo no soy muy buena dibujando, así que buscamos en Google dibujos para colorear que representen las escenas más importantes del cuento. Imprimimos uno por página con hueco para escribir y entre los dos coloreamos cada dibujo y escribimos debajo el texto en mayúsculas, Cuando terminamos, hacemos una portada y ponemos nuestras fotos y nombres (que para algo somos "los autores", como dice él).

De momento hemos escrito el de los basureros y el de los bomberos, dos de sus favoritos. Y ahora quiere el más difícil todavía: que hagamos los dibujos nosotros. Hace un mes que Mario pasó de los dibujos "abstractos", jaja, por decirlo de alguna manera, a los figurativos. Así que ahora quiere que los hagamos todo nosotros. Y también le gusta que hagamos teatrillos (o con nosotros o con los amigos) y representemos los cuentos que nos inventamos.

Todavía me acuerdo de cuando me preocupaba porque era un culo inquieto y no había manera de que se sentara 30 segundos a mirar o escuchar un cuento. Quién le ha visto y quién le ve. Estos Reyes seguro que una de las cosas que nos pide son cuentos!


miércoles, 29 de octubre de 2014

Imanes milagrosos y oposiciones

Antes del verano Mario me pidió que le enseñara a leer y le dije que lo dejábamos para las vacaciones. Pero con el buen tiempo, nos centramos en aprender a nadar y en pasarlo bien, y de
momento lo aplazamos.

Eso sí, compramos unos imanes con las letras en mayúscula (en su cole nos habían dicho que empezaban a enseñarles con las mayúsculas y no la vayamos a liar) y los pusimos en la nevera de la cocina. Cada vez que estamos en la cocina un rato, Mario está con los imanes, diciendo las letras y viendo cómo las junta. De esa forma, nos pide que pongamos su nombre, mamá, papá, pan, coche, etc. Cuando empezó el cole también nos empezó a pedir que pusiéramos los nombres de los amigos, y con eso nos vamos entreteniendo mientras hacemos la cena o recogemos la mesa.

Pero ahora resulta que está super-motivado, y por las tardes le apetece jugar pero siempre dedicar un rato a "estudiar". Yo bromeo con mi madre porque le digo que parece que está preparando oposiciones: todas las tardes me pide dibujar y colorear un rato, hacer algo con los números, algo con las letras. Y el otro día coge la pizarrita que tenemos para cuando estoy sin voz y nos escribe su nombre!!!

Ya sabíamos que lo reconoce, porque de hecho en clase se ha ganado un tatoo más de una vez por reconocerlo en diferentes juegos. Pero es que sabe escribirlo. Y ha seguido con las palabras que ponemos en la nevera, de momento con mamá, papá y abu. Me encanta verle con tantas ganas de aprender cosas, yo creo que nos quiere enseñar en casa lo que aprende en el cole, y además practicar y perfeccionar para hacerlo todavía mejor en el cole y que le recompensen allí de alguna manera. Se nota que se siente muy orgulloso de sí mismo con todo lo que está aprendiendo (cuenta las cosas constantemente, va diciendo las letras y los números que ve por la calle, dibuja en cuanto puede) y nos pide cosas nuevas todos los días, así que aprovecharemos esta temporada....


jueves, 16 de octubre de 2014

Discusiones filosóficas (IX)


"Mamá, ya no quiero beber más leche nunca" "¿Y eso mi vida? Si ya te gusta ¿no? "Sí, pero cuando bebo leche crezco y ya no me quiero hacer más mayor, estoy bien así" Muda me quedé. Con esto del cole a veces nos hace este tipo de comentarios y luego está un rato que se hace el pequeñito y pide ayuda para todo, aunque sean cosas que ya sabe hacer. ¿Qué se le pasará por la cabeza? Me lo imagino, pero siempre me sorprende con estas cosas....

miércoles, 15 de octubre de 2014

Después de un mes de cole

Mario lleva un mes en el "cole de mayores" y quería esperar un poco antes de comentar nada por aquí por si había cambios. Como parece que las cosas no cambian, ya me atrevo y os cuento. Está eufórico.

Este verano se acordaba de vez en cuando de que a la vuelta de las vacaciones cambiaba de la guarde al cole y preguntaba. Sabía qué cole era porque le habíamos llevado una vez para que lo viera por fuera. Cuando se fue acercando la fecha, empezó a pedirme que jugáramos al cole. Así que varios días yo hacía de profe y montábamos una clase en el salón, con él y un montón de muñecos de alumnos. Hacíamos una asamblea, pitábamos, cantábamos, hacíamos gimnasia. A Mario le gustan los cambios pero avisado de ellos, necesita hacerse a la idea, yo creo que jugando se fue "preparando". Y nos los pasamos genial.

El día que fuimos a la reunión de padres (tres días antes de empezar el curso) ya supimos quién era su profe y se lo contamos todo sobre ella. Y por fin llegó el primer día. Obviamente de la emoción se levantó super temprano. Como tenía una semana de adaptación, eso supuso tenerle toda la mañana preguntando cuándo nos íbamos, ya que a él le tocaba en el último turno. Se le hizo eterno al pobre. Entró muy contento y salió muy contento. De hecho quería volver por la tarde porque se le había pasado muy rápido. La semana de adaptación fue un caos, cada día un horario diferente, cada día nuevos niños. El pobre se pensaba que era así la cosa. Pero todos los días entró contento y salió contento. Pensé que le iba  a impresionar si veía a otros niños tristes o llorando, porque suele ser muy sensible, pero se lo habíamos explicado y parece que lo entendió. Así que se ponía el primero de la fila todos los días y si veía a alguno muy mal, le pasaba el brazo por encima del hombro y se ponía en plan padrecito.

El fin de semana se enfadó con nosotros porque no le llevábamos!! Se le pasó un poco cuando le dejamos elegir un cojín, un vaso y el resto de cosas que nos habían pedido que lleváramos.

La semana siguiente, ya con horario completo  (de jornada intensiva, eso sí) y con comedor. Todo genial y Mario encantando (aunque el comedor le impresionó un poco los primeros días). Y el último cambio ha sido al comenzar el mes de Octubre, ya sin jornada intensiva vuelven a clase después de comer. Y Mario encantado, incluso se tumba cuando ponen a los demás a dormir siesta y se queda tranquilo (yo creo que algún día ha echado una cabezada aunque él dice que no cierra los ojos, porque llevaba un par de años sin dormir siesta). Está feliz con el cole, sus profes y sus amigos.

Como resumen de este mes. Cosas positivas: le encanta su profe, su clase, el cole, se ha hecho amigo de todos los niños y se sabe los nombres y las peculiaridades de todos, disfruta con todas las actividades que hacen (de los juegos pero también inglés, la psicomotricidad y la informática, que le encanta), come bien, se lo pasa bomba. Y aprende un montón, porque en un mes le hemos notado cambios, está muy mayor....  Cosas negativas: la euforia tiene sus dos vertientes y muchos días ha acabado tan agotado que la última parte de la tarde se le ha hecho eterna. Cuando se pone así, o llora por todo, o no atiende a razones y nos reta o hace el bruto, o duerme muy inquieto y no descansa. En general, está muuuuuuy intenso. Pero bueno, se levanta más temprano que antes y lo da todo de 9 a 16, con todo tipo de estímulos nuevos, así que hay que dejarle tiempo para que pille el ritmillo y se acostumbre a la nueva rutina.

En general, ha ido todo tan bien que ni nos lo creemos. Que siga así por mucho tiempo!


lunes, 22 de septiembre de 2014

Cuentos (I)

De pequeño Mario no ha sido mucho de cuentos, le han encantado los libros, pero no que contaran historias, sino temáticos, tipo enciclopedia con muchas imágenes y fotos.

Cuando el año pasado le pasamos de cuna a cama, le pusimos una mesilla y le compramos un par de libros de cuentos cortos, muy visuales. Y así conseguimos que le picara el gusanillo, porque le encantaron. Eso sí, no antes de dormir, que estaba demasiado cansado. Le gustaba que nos tumbáramos en la cama un rato por la tarde a leerlos, a ver los dibujos, a poner voces, etc. Algunos nos lo sabemos de memoria de todas las veces que los hemos leído. Las dos colecciones completas le encantan:




Así poco a poco se aficionó a los cuentos y a las historias, y nos fue pidiendo más libros de cuentos para leer juntos por las tardes. Ya nos hemos animado con otro tipo de historias, y en la Feria del Libro esta primavera fuimos un día a propósito con él para comprarle alguno que le entrara por los ojos. Estos dos cuentos le gustan especialmente, aunque es muy variado y va por rachas, ya os iré dando más ideas:



Y entonces descubrió los cuentos "contados" en la tele. Hemos visto muchos en YouTube, los hay cortitos y muy variados, con dibujos más sencillos o más elaborados, tradicionales o nuevos, estáticos o animados. Hay canales completos, sólo hay que dedicarle un rato a buscar lo que os parezca más adecuado para vuestros hijos.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Un año durmiendo en cama

Antes de volver a la rutina el verano pasado, hicimos el cambio en la habitación de Mario y le pasamos de cuna a cama. En aquel entonces tenía dos años y medio justo recién cumplidos, y decidimos hacer el cambio en ese momento por varios motivos:
  • Cada vez estaba más alto y se le veía un poco apretado en la cuna.
  • Cada vez estaba más bruto y nos daba miedo que se nos tirara por encima de los barrotes.
  • Ya nunca había escapes nocturnos por lo que no había peligro de tener que cambiar la ropa de cama completa cada dos por tres.
  • Podíamos quitar cuna y cambiador y usar la cama para cuando hubiera que darle crema y demás. Con eso había más espacio en la habitación para jugar.
  • Podíamos aprovechar las rebajas y que todo nos saliera más barato.
  • No acumulábamos cambios para Septiembre y lo hacíamos tranquilamente estando todavía de vacaciones.

Así que en Agosto hicimos todas las compras. El somier en Bedland aprovechando una oferta, con arcón debajo para ganar espacio para guardar cosas. El colchón en el Hipercor, aprovechando otra oferta, de muelles con una capa de viscoelástica por encima, que le dure unos años, no compramos infantil. La ropa de cama, la alfombra y las cortinas nuevas y la colcha, por Internet. Infantil y dulce pero no lleno de personajes de dibujos animados....

Muy importante: todo consensuado con Mario, fue parte del proceso, ayudó a elegirlo todo y le hizo mucha ilusión. El primer día decidimos probar y no ponerle nada. Le dejamos el colchón de la cuna por si acaso se caía (hacía calor y dormía encima de la cama, así que no había nada que le sujetara) y unos cuantos cojines. Esa noche, como todas las de la primera semana, se cayó al suelo. Unas veces seguía durmiendo en el suelo, otras nos llamaba para que le subiéramos, otras lloraba del susto.

Cuando nos estábamos planteando poner una barrera o algo (yo me sentía una madre desnaturalizada por dejar que se cayera esas noches), pasó la primera semana y dejó de caerse. Y hasta hoy. La cama es desde el principio uno de sus lugares favoritos de la casa, un sitio para nuestros juegos especiales, para leer y para hablar. Cuando hemos salido a dormir fuera, tener su propia cama en la habitación del hotel le encanta.

Y el usarla cambió nuestra rutina de por las noches. Desde que duerme en ella, o su padre o no nos acostamos con él unos minutos para cantar, leerle un cuento o charlar un poco. Además, no sé muy bien por qué motivo, misteriosamente en la cama si que aguanta arropado, algo que en la cuna era imposible. Y el miedo a la oscuridad ni le empeoró ni le mejoró, sigue durmiendo con una lamparita tenue encendida en el pasillo.

Para aquellos a los que le preocupa la "libertad" que la cama da, a Mario no se le ocurrió que podía bajar él solo de la cama sin llamarnos hasta ese verano, es decir, hasta casi un año después de dormir en ella... Eso sí, apareció en nuestro cuarto por la mañana y nos dio un susto de muerte. Pero sólo lo hace para levantarse por las mañanas, cuando quiere algo por la noche o necesita ir al baño, como está medio dormido, nos sigue avisando.

Y poco más que contar, es otro cambio por el que todo el mundo suele preguntarme, pero como con todos los demás, pensando un poco las cosas, con naturalidad y contando con el peque, no hay ningún problema!

martes, 9 de septiembre de 2014

Cinéfilos

Este verano teníamos dos viajes planeados, como el año pasado: uno a la playa y otro a la montaña. Pero cuando volvimos de la playa para poner lavadoras y cambiar de maleta, dormimos en nuestra casita casi nueva, estuvimos en la piscina de la urbanización; decidimos por consenso que nos quedábamos en casa y nos dedicábamos a una lista de cosas que nos encanta hacer juntos pero que nunca tenemos tiempo para hacer.

Mario nos sorprendió pidiendo cine, porque sólo habíamos ido en Navidades y ni siquiera sabíamos si se acordaba. Pero como fue una de las cosas que él quiso apuntar en nuestra lista, dicho y hecho: fuimos dos veces al cine. La primera vez para ver la segunda parte de Aviones de Disney. Mario es un fan de Dusty y encima ahora le han hecho bombero, así que le encantó y salió entusiasmado. Aguantó hasta el final sin problemas y se enteró de todo. Hemos estado jugando a los aviones bomberos todo el verano.

Luego vimos en casa la primera parte de Cómo entrenar a tu dragón y nos gustó mucho, así que decidimos ver la segunda parte en el cine. La verdad es que es preciosa pero mucho menos infantil. A Mario le gustó mucho hasta llegar al típico momento-matan-al-padre (lo siento por el spoiler, pero prefiero avisar). Claro, se puso muy nervioso y se quería ir del cine inmediatamente. Al final le medio camuflé la historia y le convencí, así que pudimos ver el final. También hemos jugado mucho a vikingos y dragones, pero con cierta sospecha, porque creo que mis explicaciones no le convencieron demasiado.

El caso es que a partir de ahora el cine, si la peli está bien escogida, mea culpa, será uno de nuestros planes especiales.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Estreñimiento por entretenimiento

Mario siempre ha ido al baño como un relojito, todos los días una o dos veces. Pero este verano ha estado tan ocupado pasándolo bien, que no quería parar no siquiera los 30 segundos que suele necesitar para vaciar su tripita. 

La primera vez que nos pasó, después de dos o tres días recurrimos a un supositorio de glicerina para niños. Pero qué necesidad, porque ganas sí que tenía. Así que ha sido un verano un poco raro en ese sentido, en plan policía-de-las-cacas, preguntando cada vez que intuíamos algo e insistiendo en que probara. Y él rojo, sentado y apretando para dentro "qué no tengo ganas, que sigo jugando". Lo único que ha funcionado: decirle que así le iba a doler la tripita, que no iba a poder comer ninguna de las cosas ricas que hemos probado por ahí o cocinado en casa y montar el teatrillo de que nadie hacía nada hasta que no volviera (manos arriba, etc.). Qué barbaridad....

martes, 2 de septiembre de 2014

Nadando como un pez

Al final del verano pasado Mario nadaba con manguitos en playa y piscina, los llevaba casi desinflados y no le importaba tirarse solo ni sumergirse debajo del agua.

Pero claro, después de todo el invierno sin acercarse al agua más que en la ducha, cuando fuimos un fin de semana a la playa en cuanto empezó el buen tiempo, las olas no le gustaron un pelo. Y los primeros días de piscina tampoco es que estuviera muy lanzado...

Sin embargo terminamos el verano con Mario nadando y buceando como un pez (o como una pirañita), subiendo y bajando y tirándose por todas partes, así que os dejo unos trucos que nos han funcionado:
  • Como siempre, que todo sea juego y diversión, con mucha tranquilidad y teniendo cuidado (pero sin que lo noten) para que un susto no haga que pierdan confianza. Mejor no insistir pero que vean que nosotros lo pasamos tan bien que se mueran de ganas por entrar en el agua y jugar.
  • Le han venido genial las gafitas de nadar, le ayudan a flotar un poco y como el agua no le molesta en los ojos, le dan confianza. Desde que se las compramos notamos mucha mejoría.
  • La playa les ayuda a soltarse, jugando en la orilla y revolcándose con las olas cogió mucha confianza. Por ejemplo, se ponía boca abajo y apoyando las manos en la arena, flotando todo el cuerpo, íbamos haciendo carreras y jugando. También le vino genial una tabla de corcho tipo tabla de surf con la que iba dando piernas y "cogiendo olas". Pero hay que ponerse con ellos y proponer cosas, claro, hemos visto a muchos padres dando instrucciones desde la sombrilla....
  • Que vean a otros niños, con eso se envalentonan un montón y las ganas de hacer lo mismo que ellos y sumarse a sus juegos es una motivación extra.

Para nosotros la transición ha sido de manguitos inflados a casi desinflados, a churrillo y a ir ya solo. La intención es ir este invierno algún fin de semana a la piscina con él para que no vuelva a pasar un año entero sin ver el agua, porque seguimos sin ver la necesidad de apuntarle a natación durante el año. Pero todo depende de cómo nos organicemos, poco a poco.

domingo, 31 de agosto de 2014

Se acabó lo bueno

Después de un verano estupendo en el hemos disfrutado de la playa y de nuestra casa y en el que por fin hemos podido descansar de verdad, ya estamos de vuelta. Nosotros al 100% y a Mario le queda hasta el día 9 que empieza el cole. Paciencia y buen humor.

domingo, 13 de julio de 2014

Cuidar de las plantas


Poco a poco Mario ha ido teniendo sus responsabilidades en casa: recoger el lavavajillas con nosotros, poner y quitar la mesa, ayudar en la cocina. Cosas sencillas, pero que sabe que son "su trabajo". Y de momento le encanta hacerlo, siempre que nos ve liados en casa nos pregunta si puede ayudar.


Hace poco le hemos añadido una nueva tarea: ayudarme con las plantas. En la casa nueva ya hemos puesto alguna (ya no hay peligro de que ningún gordito se coma la tierra...) y Mario no sabía muy bien lo que eran.

Desde que un día le metió un meneo a una con una pelota y le expliqué que eran seres vivos y los cuidados que necesitan, les habla, me ayuda a regarlas y a limpiar sus hojas (él llama cus-cus al vaporizador de agua). Me parto cada vez que por la mañana le dice a la planta del baño que no se preocupe, que en cuanto vuelva del cole va a verla y a darle un besito. Pero como le gustan tanto sus rutinitas, ya ha incorporado las plantas en su lista y no se le pasa ni un día. Y como no tiene hermanos ni mascotas, me gusta que cuide de "alguien", aunque sea de una planta!!!

lunes, 7 de julio de 2014

Aviones de papel

En el viaje que hicimos a la playa hace quince días Mario se aburrió un poco en el coche (normal, no le cogí nada de nada para que se entretuviera y cantando, cantando no damos para tanto). Así que le hice un avioncito de papel con el ticket de la autopista y vino tan entretenido con él el resto del camino.

Ahora la papiroflexia le encanta. Yo soy malísima, pero en YouTube hay unos vídeos muy sencillos para hacer las cosas básicas sin grandes sufrimientos. A Mario además le encanta eso de que el ordenador nos vaya dando instrucciones para hacer lo que él quiere, se muere de la risa. De momento yo doblo y él juega, pero estoy intentando que se anime a aprender, me parece un ejercicio estupendo. Su preferido, el avión de la foto, que se hace todo el pasillo de casa como una bala y nos pega unos buenos sustos a su padre y a mi cuando nos pilla desprevenidos...

martes, 1 de julio de 2014

Matrículas de coche

Además del veo veo, hay otro juego relacionado con las letras que ahora a Mario la encanta. Un día íbamos paseando y me preguntó por las matrículas de los coches (estamos con el ¿mami qué es eso? y con el ¿mami por qué?). Le conté que eran como el nombre y los apellidos, y que cada coche tenía unos diferentes. 

La idea le hizo mucha gracia, y ahora cuando vamos por la calle suele ir intentando decir los números y las letras de las matrículas de los coches. Las letras le cuestan un poco más, pero ya está casi controlado. No es para ir con prisas, pero se lo pasa bien y aprende. Ahora el coche de papá ya no es el coche azul, se llama ashe-te-te...

lunes, 30 de junio de 2014

Final de curso

Poco a poco vamos cerrando el curso. A Mario se le nota cansado, desde que empezó el buen tiempo pregunta cuándo llega el verano, si vamos a ir a la playa. Y directamente, si hay que ir al cole. Este curso se le está haciendo un poco largo.

Hace unas tres semanas que arrastra un catarro tonto que no se le acaba de curar, y entre eso y que anda un poco nervioso, anda con toses cuando se acuesta. Eso sí, si sabe que al día siguiente hay cole, duerme como un lirón y hay que sacarle de la cama. Si sabe que es fin de semana o que no va al cole (nos hemos escapado un par de días a la playa para inaugurar el verano y que se haga más llevadera la recta final), amanece con los gallos y con ganas de juerga. Total, que vamos al revés! 

¿Por qué anda nervioso Mario? Pues sobre todo, porque metimos la pata. No le dijimos nada del cambio de cole de Septiembre para no anticiparle los nervios. Sabíamos que iba a estar tres meses preguntando por el cole de mayores, y decidimos contárselo todo más adelante. Pero resulta que en la guardería han estado hablando de ello desde que se conocen las plazas (por cierto, nos ha tocado el que queríamos, estamos muy contentos). Así que el pobre se pensaba que todos sus amigos se iban el curso que viene al cole de mayores y que él se quedaba en la guardería....  Pero no nos preguntó nada. En cuanto nos dimos cuenta de lo que pasaba, ya le explicamos todo y se puso super contento: él también iba a ir al cole de mayores después de las vacaciones como el resto de sus amigos. Ya sabe dónde está y ya le hemos explicado alguna cosa.

Con eso está más tranquilo (aunque ahora pregunta de vez en cuando que cuándo empieza en el cole nuevo, claro). Pero padreprimerizo está viajando mucho, hemos tenido un pico importante de trabajo, su primito nacerá al final de verano y también pregunta mucho por eso, el buen tiempo no acaba de arrancar y tenemos la piscina de la urbanización abierta pero casi no nos hemos podido bañar, su profe se ha ido unos días de vacaciones y hay mucho revuelo porque ahora en verano en la guardería cogen a niños mayores que no tienen cole. Total, que anda un poco revuelto.

Cosas buenas de este final de curso: la excursión a una granja escuela con la que los enanos han despedido el curso y que les ha encantado, que nos han dado las "notas" y Mario ha terminado hecho un campeón, que la escapada a la playa ha sido un oasis de tranquilidad y lo hemos pasado genial y que en un par de semanas nos cogemos Mario y yo las vacaciones hasta que padreprimerizo se las pueda coger también. No queda nada.


lunes, 16 de junio de 2014

Orgullosa de mi misma

Desde que Mario comenzó a hablar soy la que mejor le entiende, supongo que nos pasa a todas las madres, si eres la que más habla con ellos y la que más entiende los "contextos", pues tienes mayor facilidad.

De hecho cuando está intentando decir algo y la gente no le entiende, siempre recurre a mi para que le haga la traducción simultánea. Pero con los ataques de verborrea (y el ingenio) que tiene ahora, reconozco que a veces me ha costado captar el significado de algunas de sus expresiones. Aún así, y como digo en el título de la entrada, estoy orgullosa de mi misma por haber entendido, aunque con retraso, algunas de sus expresiones y su significado.

Algunos ejemplos:

  • Malaquita: Para él, la madre de un amigo. ¿Por qué? Porque la madre de una amiga de la guarde se llama Margarita, y él lo ha extendido a todas las demás.
  • Marraca: Un macarra que se salta las normas, porque me lo ha escuchado decir en el coche de algún conductor que me ha hecho la pirula y al que no he querido insultar con palabras mayores.
  • Pacheco y Pacheco sin ojos: Esto me costó bastante, pero son los coches de carreras (Fórmula 1) en dibujos animados y en la realidad. Hay un personaje en Cars2 que es italiano y se llama Francesco, de ahí la explicación.
  • Agujerito: Un anillo, claro, en realidad es un agujerito.
  • Picamiento: Picor, esta es fácil, pero es que me hizo mucha gracia cuando la dijo la primera vez.


sábado, 14 de junio de 2014

Discusiones filosóficas (VIII)

"Abu, ¿por qué llevas esto aquí puesto?" Pregunta de Mario al ver a mi madre con un cinturón finito muy mono que lleva su vestido. "
De adorno", le responde mi madre. "Pero abu, ¿de adorno? Pero si no es Navidad" dice Mario al escuchar la palabra adorno con cara de incredulidad ante semejante contestación de su abu, que debería saberlo todo....

lunes, 2 de junio de 2014

Veo veo

Mario está obcecado con las letras, una vez que se ha aprendido los números y ha entendido su significado, está con el abecedario a tope y preguntando todo el rato lo que pone en todas partes. He quedado con él  en que estas vacaciones intentamos aprender a leer, porque las letras ya las tiene casi dominadas.

Por eso un juego que ahora le gusta mucho es el veo veo, porque así vamos aprendiendo palabras que empiezan por las diferentes letras y distinguiendo los sonidos de cada una de ellas. Le encanta, y se parte de la risa, porque lo que le gusta es fallar unas cuantas veces para cantar lo de "no no no, eso no no no, eso no no no es así" para luego ya acertar y celebrarlo. Podemos jugar en cualquier sitio y se lo pasa genial, así que otro juego clásico que nos viene estupendamente....


martes, 20 de mayo de 2014

Bailar y cantar

Bailar y cantar con un niño es una de las cosas más terapéuticas que puede hacerse en este mundo. Tanto si son bebés como si ya han crecido un poco, tanto si es una "lenta" y te pones románticona como si te dedicas a pegar saltos por todo el salón. Hay pocas cosas más divertidas!! Mario y yo tuvimos una época en la que cuando teníamos un rato, poníamos canciones rockeras y las cantábamos, él tocando su batería o su guitarra y yo con un cucharón como micrófono.

Ahora estamos más bailongos, así que cuando nos apetece, nos bailamos la última de Kylie Minogue (el señor tiene sus gustos y no vale cualquier cosa, lo tiene clarísimo, lo gracioso es las pistas que me da para que yo acierte la canción que quiere, me la canta y me hace todo tipo de gestos hasta que acierto), que nos encanta y nos deja buen humor para todo el día. También nos inventamos coreografías, o ponemos música chill y nos "relajamos". Qué caras y qué risas, cómo le gusta. Probadlo, por favor, que merece la pena (si no tenéis un hijo vuestro, que os dejen un niño...).

miércoles, 14 de mayo de 2014

Senderismo con tres años

El verano pasado pasamos unos días en una casa rural cerca de las hoces del río Dulce y aprovechamos para darnos nuestros buenos paseos con Mario, que la lo echábamos de menos. Buscamos rutas en las que la pista estuviera medio asfaltada para poder llevar la silla y así Mario podía caminar a ratos y sentarse cuando estuviera cansado.

El fin de semana pasado estuvimos de nuevo en una casa rural, pero esta vez en la zona de Gredos. Y todos los días nos hicimos una ruta los tres juntos y siempre sin silla claro, que lleva guardada desde el verano pasado. El cambio en unos meses (nueve meses de diferencia) ha sido abismal. El año pasado Mario no aguantaba mucho más de una hora caminando, y estos días las rutas han sido todas de alrededor de tres horas (se ve que la bici le está sirviendo para entrenar las piernas). Y por la tarde a Mario todavía le quedaban energías para jugar en el jardín, ir a merendar al río, etc. En unos años, puede con nosotros, voy a tener que prepararme en serio para seguirle el ritmo.

Después de la experiencia, unos consejillos para hacer senderismo con niños:
  • Mejor por la mañana temprano, si han dormido bien y han desayunado en condiciones, es el mejor momento del día.
  • Hay que protegerles muy bien del sol: crema, gorra y si hace falta, gafas de sol.
  • Buscar rutas con poco desnivel.
  • Buscar rutas con cosas que les hagan ilusión: ríos, lagos, cascadas, animales, puentes. Todo es un premio que les motiva para ir andando y viendo cosas nuevas y diferentes.
  • Si no están acostumbrados al calzado duro, mejor que anden con sus zapatillas de deporte.
  • Llevar agua en abundancia y cositas que les gusten para comer en las paradas.
  • Armarse de paciencia y andar y parar a su ritmo, que se regulen ellos mismos.
  • Proponer actividades durante el camino para que no se aburran (ellos no disfrutan como nosotros sólo con un buen paisaje y el aire puro...). Por ejemplo, uno se adelanta y va dejando pistas a los otros dos (flechas con palos, corazones con piedras) para que le puedan seguir. En alguna parada se puede construir un mojón indicativo, se pueden ir buscando hojas de diferentes tipos, mariposas de diferentes colores. Cualquier cosa que les parezca divertida ayudará a que disfruten más con la actividad y no se den cuenta de lo mucho que están andando.

Y a disfrutar, hemos venido todos cansados pero con las pilas recargadas hasta las vacaciones de verano.

lunes, 12 de mayo de 2014

Discusiones filosóficas (VII)

Desde que nos mudamos a la casa nueva, me ducho sola, Mario ya no necesita estar conmigo todo el tiempo y he recuperado ese pequeño espacio. El otro día se asoma cuando estoy terminando de secarme y me dice "¿Ya estás lista princesa?" (y aclaro, ni el padre de la criatura ni nadie me llama nunca princesa). Casi me caigo de la risa.

martes, 29 de abril de 2014

Dibujos animados, juegos y canciones para aprender

Mario está en una época esponja, y al contrario que otras veces, no le da pereza aprender, sino que aprovecha cualquier ocasión.

Por este motivo le encantan los dibujos animados con los que aprende cosas nuevas. En los últimos meses se ha enamorado de los Little Einsteins (de pequeño le encantaba Baby Einstein) y de los Bubble Guppies, los pide casi todos los días. Estos dibujos tienen en común que cada capítulo tiene un tema. Mario siempre tira de lo que ha visto y luego pregunta, pide que le repitamos palabras, que le expliquemos, que le enseñemos fotos en Google. Es increíble, porque lo que aprende de esta manera lo recuerda y relaciona mejor que lo aprendido por otros canales. Y son muchas palabras y conceptos nuevos.

De igual forma, ahora le gustan las canciones con los números y las letras, que es con lo que está obcecado. (quién diría que hace nada pasaba olímpicamente del tema). Los números le ha interesado antes que las letras. El significado de los números lo ha aprendido jugando: al parchís, a las cartas, al dominó. Así ha entendido lo que implica "contar". Y los grafismos con un cuento y con unas tarjetas de uno de los juegos de Diset que le regalaron por su cumple (el de la foto). Pero lo definitivo ha sido esta canción, que cantamos casi todos los días y que le encanta ver en YouTube.

Para las letras, estamos con las tarjetas del juego de Diset, que forman un tren de animales que le encanta. Se las sabe ya casi todas, porque quiere que le enseñe a leer para poder leer él solo sus cuentos, que ahora le encantan (de esto os debo una entrada). ¿Os sabéis alguna canción chula para el abecedario?

lunes, 28 de abril de 2014

Autonomía

En este aspecto los tres años han sido un cambio enorme. Mario es cada vez más autónomo; lo pide, lo necesita y se siente muy orgulloso cada vez que consigue hacer algo él solo. 

Cosas en las que lo hemos notado enormemente. Hace unas semanas que no pide pis, cuando tiene ganas se va él sólo y ya no nos necesita para nada, ni para bajarse la ropa ni para subírsela. Desde Navidades ya llega a hacer pis sin el escalón pero hace poco es cuando ha comenzado a hacerlo todo solito.

Y la semana pasada, durante un virus que le dio diarrea, comenzó a hacer lo mismo con la caca. De hecho, en un apretón en el que yo estaba en la ducha, salió corriendo a por el escalón de la cocina y lo hizo todo sin mi ayuda. Me llamó al final para limipiarle, y se sintió tan bien de haberlo hecho solo, que ya no nos deja acompañarle, solo quiere que le limpiemos al final, cuando nos llama.  

Con el tema ropa, vestirse y desvestirse, sigue necesitando ayuda, aunque ha mejorado mucho últimamente, hace un mes no hacía prácticamente solo y ahora solo nos necesita para cosas muy concretas. 

Otro tema, el de dormir fuera de casa sin nosotros, también ha sido una mejora en las últimas semanas. Mario solo había dormido en casa de los abus una vez de bebé, y no nos habíamos vuelto a separar por la noche. Hace poco, padreprimerizo estaba de viaje y yo con cuarenta de fiebre, por lo que los abus se ofrecieron a llevárselo para que yo pudiera descansar bien y no me tuviera que preocupar por él. Pero no hubo manera, quería dormir en casa de los abus, pero conmigo. Y si yo no iba, se quedaba en casita (también es verdad que cuando estoy mala se pone muy protector y yo creo que no me quería dejar sola). 

Pues en poco tiempo le apeteció, se quedó una noche con ellos y tan campante. Se lo pasó genial y ahora quiere repetir. Por lo visto no se puso triste ni nos extrañó ni una sola vez. Bien por mi niño.

Pero lo que más alucinada me dejó fue estas vacaciones. Fuimos a un parque a dar una vuelta y nos sentamos debajo de un árbol a tomar el aperitivo. Relativamente cerca había una zona de columpios y medio en broma le dijimos que por qué no iba a jugar un rato mientras terminábamos nosotros nuestra coca-cola. Y se levantó tan pichi, y allá que se fue él solo, a tirarse por los toboganes y a hablar con otros niños. Nos quedamos con la boca abierta, ha sido la vez que más se ha alejado de nosotros con diferencia. Y por más tiempo, y sin mirar para atrás casi ni una vez!!! Vaya cambio más rápido.

domingo, 27 de abril de 2014

Discusiones filosóficas (VI)


"Mamita, ¿por qué no regamos las plantas con leche con cola-cao? Así se ponerán altas, altas, altas, altas como me estoy poniendo yo. ¿Te parece?"

martes, 22 de abril de 2014

Elegir colegio para un hijo

Antes de las vacaciones de Semana Santa, padreprimerizo y yo nos acercamos a las jornadas de puertas abiertas de los dos colegios que estamos considerando para llevar a Mario el curso que viene, que ya le toca empezar el cole. Aunque nos muramos de pena de verle tan mayor, porque por mi nos plantábamos en esta edad de ahora!!

La verdad es que es una decisión importante, y al final te encuentras con muchas cosas a tener en cuenta y con muchas dudas. Creemos que ya hemos tomado una decisión, aunque dándole muchas vueltas. Y de todas formas, ahora echamos los papeles y luego a esperar, a ver si nos toca o no nuestra primera opción. Espero de verdad que sí, porque si no, no sé muy bien lo que haremos. Pero bueno, no adelantemos acontecimientos.

Os cuento cómo hemos tomado la decisión. De momento hemos descartado los coles privados, nos acabamos de meter en una hipoteca y nos vienen bien unos años para quitarnos deuda tranquilamente. No sé si en el futuro nos lo plantearemos, aunque me duela decirlo (yo soy profe en la universidad pública),  si nos lo podemos permitir y él es buen estudiante, probablemente sí que lo haremos, porque creemos que ganará en muchos aspectos. Pero no le vemos ninguna necesidad a una inversión tan grande desde tan pequeñito, así que es algo que valoraremos más adelante.

Los concertados también han quedado descartados. En nuestra ciudad, todos son religiosos menos uno. Y en este, que es el único que nos plantearíamos porque nos gusta mucho, el no haberle llevado a su guardería nos deja fuera del proceso. 

Por lo tanto, elegimos entre los públicos, de los que por fortuna hay mucha variedad. Hemos comenzado por descartar los bilingües, ya que mi experiencia como docente y la experiencia de amigos con hijos algo mayores que el nuestro nos hacen pensar que del inglés mejor nos encargamos nosotros por nuestra cuenta, y que en el cole, mejor aprenderlo todo el castellano y en condiciones.

De los que no son bilingües el criterio de proximidad es importante para el día a día. Así que pensábamos en decantarnos por el cole que tenemos detrás de casa, exactamente a un minuto. Pero el problema es que hemos ido a verlo y es un cole muy antiguo, con instalaciones pequeñas y desfasadas, poco cuidadas, con clases bastante masificadas y poco preparadas para los niños más pequeños (el patio, las puertas, las escaleras, los baños, etc.). El proyecto educativo es bastante clásico (por no decir obsoleto) y además, seguramente fue casualidad, pero el día que fuimos nos encontramos a todos los de infantil (todas las edades y ya eran las tres de la tarde) tirados en colchonetas durmiendo la siesta. Y a los pobres que no dormían, entreteniéndose por su cuenta. De hecho nos admitieron que no suelen programar actividades para la tarde.

Sin embargo hemos visto un público a menos de diez minutos de casa en coche (andando sería media hora larga) que nos ha parecido todo lo contrario, instalaciones nuevas y preparadas, personal con interés (la reunión con los padres no tuvo nada que ver), proyecto educativo moderno e innovador, etc. En cuanto a horarios y a comedor, actividades como psicomotricidad, música o ingles, o al tratamiento de la Religión, es igual que el de al lado de casa. Así que a pesar de que se nos complica la logística, vamos con este en primera opción. Creemos que Mario puede estar muy a gusto allí, pasarlo bien y aprender; así que el esfuerzo debería merecer la pena. La idea es que si todo va bien, se pueda quedar en este cole unos cuantos años, probablemente toda la infantil y la primaria. Aunque somos conscientes de que dependerá en gran medida de su profe y de su clase, pero eso no lo podemos controlar.

Estos días entregamos la instancia y ahora a cruzar los dedos... ¿Vosotros cómo lo hicisteis para elegir? ¿Acertasteis? ¿Estáis en ello ahora? ¿Qué tal la decisión?

viernes, 11 de abril de 2014

Manualidades contra el dolor

Cuando Mario está malito, tiene dos extremos: si le sube la fiebre está hecho polvo y sólo quiere estar tranquilo, con mimos, algún cuento, música suave o viendo dibujos (porque claro, por el día no se duerme, en eso como siempre, aunque no hayamos pegado ojo en toda la noche....). Cuando le baja la fiebre, le entran el hambre y la animación, y parece imposible que apenas un rato antes estuviera tan destrozado, porque le ves jugando con toda normalidad y con la actividad de todos los días.
Sin embargo, en algunos casos el problema no es la fiebre o el malestar de un virus o una bacteria, sino el dolor. Y a pesar de los analgésicos o anti-inflamatorios (muelas enormes y llenas de picos que rompen las encías con sangre y otitis, han sido nuestros últimos malos momentos), el pobre se sube por las paredes.

Entretenerle los días que se ha quedado en casa así, ha sido todo un reto, pero mis aliados han sido los proyecto de manualidades completos, que le tienen entretenido todo el día y le ayudan a olvidarse un poco del dolor. Es una de las ventajas de que haya crecido!!

Los dos últimos han sido muy chulos y nos han ayudado a pasarlo bien dos días completos. El primero, implicó buscar en Internet imágenes de robots, diseñar y dibujar uno que nos gustara, buscar materiales por la casa que nos sirvieran para "construirlo", preparar todo, construirlo y jugar con él. Bueno, con ella, os presento a Chispita.



El segundo implicó aprender a hacer collages. Escogimos dos temas: las fiestas y los medios de transporte. Buscamos en revistas, publicidad y demás, fotos y dibujos que tuvieran que ver con estos temas. Recortamos todo (con esto ha aprendido a utilizar sus tijeras, que la verdad es que cortan fatal pero a él le encantan) y luego lo pegamos de una manera "estética" formando dos collages en dos cartulinas grandes. También le encantó y también se olvidó un poco, así que misión cumplida.


jueves, 3 de abril de 2014

Educación vial

En cuestión de unas semanas Mario ha comenzado a interesarse por las normas de circulación. Ya sabía lo que había que hacer para cruzar por pasos de cebra y por semáforos. Pero como peatón.

Ahora cuando vamos en el coche también se va fijando en los semáforos y en las señales. Y nos va preguntando lo que significa cada una. Así que nos avisa si hay que parar cuando hay peatones, si hay un Stop, si hay un bache. Lo gracioso es que le escuchamos jugando con sus coches y aplicando las mismas normas con las señales de juguete. Y que intenta seguirlas también cuando va con la bici por la calle, se lo pasa pipa.

En resumen, que tenemos a un mini-vigilante a bordo, por lo que si ya antes eramos respetuosos, ahora con más razón....

miércoles, 2 de abril de 2014

Mario cuidador

Los virus primaverales nos atacaron coincidiendo con el último apretón en la encía del último premolar que le está saliendo a Mario en esta tanda, y el pobre acabó con una otitis de las malas. Por primera vez en dos años, antibiótico.

Los dos primeros días y a pesar del ibuprofeno y del calorcito, estuvo con mucho dolor. No pudo dormir, casi no quería comer y lo pasó bastante mal, sin ganas de nada más que de quejarse. Además de jugar, cantar, ver pelis, dibujar y leer cuentos, llegó un momento en que ya no sabíamos cómo entretenerle. Hasta que me acordé de unos juguetes que tenía guardados de cuando yo era pequeña y le saqué una muñeca Nancy (la única que tuve, nunca fui mucho de muñecas) y toda su ropa y accesorios.

Vaya descubrimiento, desde ese momento no hubo niño. El resto de la convalecencia la pasamos cuidando de la Nancy: lavándola, peinándola, vistiéndola y haciendo todo tipo de cosas con ella. Se vino con nosotros al baño, a todas las comidas y a la cama a dormir (hubo que buscarle un pijama....). El más perjudicado, el osito Carlitos, que desde entonces está desterrado a dormir en una camita a los pies de la de Mario, porque de momento ha adoptado a la Nancy por las noches. Ahora mismo, tenemos nueva-mejor-amiga y la cuidamos como a nadie. Lo que son las cosas, mi niño está hecho un padrecito.

viernes, 28 de marzo de 2014

Un calendario para Mario

El mes de Febrero fue un mes lleno de acontecimientos para Mario: una excursión a una granja, su cumple, una fiesta. Así que Mario estaba nervioso y preguntaba constantemente por el tiempo que quedaba para cada cosa. Además, ya se sabe las estaciones y cada vez conoce más días de la semana. Por ejemplo, sabe que los viernes molan, porque luego vienen el sábado y el domingo...

Juntando todo, el mes pasado decidimos hacer un calendario para su cuarto y que Mario terminara de aprender lo relacionado con el paso del tiempo. Lo hicimos Mario y yo en un tarde, con papel, cartulina, goma Eva, pinturas y rotuladores, un tablero de corcho y chinchetas.


Lo hemos colgado encima de su cama y cada día ponemos el día de la semana que es, la estación, el mes, el año y el tiempo que hace. Además, cada mes imprimimos un calendario sencillo en el que pintamos las cosas especiales y Mario va moviendo una chincheta cada día de manera que entiende el paso del tiempo y los días que quedan para cada cosa.

Ha sido todo un éxito, Mario ha aprendido mucho y todas las mañanas cuando se levanta quiere poner el calendario al día. Si a mitad de día cambia el tiempo, también sale corriendo a actualizarlo!!

viernes, 21 de marzo de 2014

Aprendizajes

El verano pasado Mario se aprendió sus dos apellidos. Un poco después, conseguimos que entendiera que papá y mamá, tienen nombre. Y se aprendió nuestros nombres.

Luego vino la parte complicada, que entendiera que tenemos apellidos, y que los suyos vienen de los nuestros. Misión cumplida.

Y el otro día, en el 60 cumpleaños de su abu, todo comenzó a encajar cuando entendió que los abus son mis padres, se aprendió sus nombres y preguntó por sus apellidos para ver si casaban con los míos... Parece mentira cómo poco a poco van asimilando conceptos tan abstractos.

Lo complicado llegó cuando preguntó por sus abus paternos, porque su abu Gaspar falleció cuando tenía 6 meses y no se acuerda de él, aunque le hablemos de él a menudo. Nos pidió ver sus fotos y nos preguntó que dónde estaba y que por qué no vive con la abu. Padreprimerizo le contó que estaba en las estrellas y que siempre nos veía. Al día siguiente nos pregunta "Si el abu Gaspar está en las estrellas, ¿es que vive en un cohete, verdad?". 

miércoles, 5 de marzo de 2014

Celebración de tercer cumpleaños

La semana pasada fue muy feliz para Mario. El martes tuvo su segunda excursión con la guardería, fueron a la Granja de los Cuentos, y en esta ocasión, pasaron más horas fuera por lo que la salida incluyó la comida.

Como en la primera excursión, a pesar de lo contento que estaba, lo pasó un poco más justo antes de irse porque no iba con papá y con mamá. Esta vez, me quedé a despedirle, y me alegré, porque se emocionó mucho de darme de un beso antes de subir al autobús y de poder saludarme por la ventanilla hasta que se fueron. Vino muy contento, aprendió muchas cosas acerca de la fauna, se lo pasó genial y me regaló una vela fabricada con cera de panal de abeja que hicieron en un taller.

El miércoles la mañana fue normal, pero por la tarde estuvimos de reposteros, haciendo magdalenas de naranja y canela para llevar al cole al día siguiente. sus amigo le dan siempre por los cumples bolsas de chuches, pero nosotros nos resistimos. El primer año no llevamos nada porque estaba malito.... El segundo año, galletas para todos, que compartieron en clase. Y este año, Mario está hecho un cocinillas y llevaba diciendo mucho tiempo que quería llevarles algo preparado por él. Así que hicimos las magdalenas y preparamos las bolsitas para todos. El jueves se las llevó, y celebraron su cumple en clase, que además coincidió con el día que se disfrazaban de payasos por carnaval. La verdad es que este año y el pasado se han fabricado sus disfraces ellos mismos en clase (el año pasado fueron de indios) y para nosotros es muy cómodo. Reconozco que el tema manualidades no me da tanta pereza últimamente, pero la costura..... uyyyyyy.

El viernes padreprimerizo y yo lo cogimos libre en nuestros trabajos, así que nos pudimos levantar los tres juntos y un poco más tarde, hacer un super-desayuno y jugar con su regalo (una caja enorme con piezas de Lego de todos los tamaños, formas y colores) toda la mañana. Como hacía muy mal tiempo, salimos a tomar un aperitivo juntos y el resto del día en casita, que además vinieron los abus y los tíos merendar. 

Y el sábado lo dedicamos a preparar su fiesta. Es curioso, porque este año desde que fue consciente de que se acercaba su cumple, nos pidió dos cosas: una fiesta con amigos y una tarta de chocolate azul. Claro, porque sabía que algún regalillo caería.... Decidimos invitar a la fiesta a los amigos del verano, a la pandi de la piscina, porque en el invierno les ha visto poco y les quiere mucho a todos. Él tan contento. A los del cole no, porque estuvo con ellos de celebración en clase  porque sería feo hacerle elegir (sus "mejores amigos" cambian por días), y todos no nos caben en casa.

Preparamos merienda dulce (magdalenas de coco y limóny brownie de chocolate negro con naranja y adornos azules, los dulces favoritos de Mario) y salada (jamón, queso, patatas fritas y sandwiches variados), y el salón lo más cómodo y práctico posible para que las fieras pudieran jugar a gusto. Nunca he visto a Mario tan emocionado, se lo pasó genial sin dejar de jugar, hablar con todo el mundo y bailar. Además la trajeron regalitos que le encantaron y les pudo enseñar su casa nueva a todos, que tenía muchas ganas. En general todos merendaron bien y se portaron genial. Y creo que todos los amiguitos (vinieron cuatro) y sus padres disfrutaron también, porque estuvieron hasta tarde y quedamos en repetir....

Cosas que apuntamos para futuras fiestas. Los niños pasan de la comida y mejor concentrar el tema merienda en 5 minutos para que canten el cumpleaños feliz y se soplen las velas, el resto del tiempo estarán jugando. Tuvieron mucho éxito los globos y el cotillón (gorritos, antifaces y matasuegras), se lo pasaron genial. Y también funcionó bien dejarles jugar a su bola y cuando empezaron a estar cansados y a descontrolarse un poco, proponerles juegos concretos: las estatuas musicales (bailar y parar cuando para la música) y la mímica de animales (adivinar qué animal es) funcionan bien con niños de 3 y 4 años, por ejemplo, se desternillaban de la risa.

Vamos, que ha sido como una boda gitana, pero ya ha pasado y todo ha salido como Mario quería, tiene muy buen recuerdo de estos días y eso es lo importante! 

viernes, 28 de febrero de 2014

Crisis de los 3 años

Habíamos escuchado hablar de las crisis de los 30, de los 40, etc. Pero no de la de los tres. Y Mario lleva un par de semanas en plena crisis.

La verdad es que se han juntado la mudanza, una época de muchos viajes de padreprimerizo y de mucho trabajo para mi, las emociones de una excursión y de su primera fiesta de cumpleaños. Pero es algo que ya habíamos observado antes en menor medida.

Cuando terminó el verano y dejamos de estar los tres pegados las 24 horas del día, Mario pasó de la cuna a la cama (tengo una entrada pendiente, por cierto) y comenzó su último año de guardería. Le insistieron mucho en que le iban a enseñar a ser independiente y le iban a preparar para el cole de mayores. Y estuvo unos días rarillo, negándose a hacer cosas que ya sabía hacer porque decía que era todavía pequeño. Con mucho cariño se le pasó rápido, pero a veces le notábamos gestos de cierta pena por crecer. Y ciertos miedos nuevos que indicaban una madurez que antes no tenía.

Estos días se ha repetido esta crisis, en la que está orgulloso por lo mayor que es y por las cosas que ya puede hacer sólo, pero en la al mismo tiempo se resiste a crecer y le da miedo que le comencemos a tratar de manera diferente. Le hemos notado que nos ha pedido que le ayudemos a desvestirse, a cenar o que nos ha preguntado si hacíamos algo concreto (como secarle después del baño o comerle a besos!!) "porque todavía era pequeño". 

Llevamos dos semanas repitiéndole que siempre va a ser nuestro bebé, y que hacemos lo que hacemos porque somos sus padres, que no se preocupe que siempre le vamos a ayudar. Pero le notamos una mezcla de alegría y tristeza muy curiosa. Otra cosa: ha comenzado a preguntarnos cómo era él cuando era un bebé. Es la primera vez que nos pide ver fotos y que le contemos historias ¿cómo comía? ¿cómo dormía? ¿llevaba pañal? Supongo que es un signo de que se de cuenta de que ya no es tan pequeño.

Pero bueno, como siempre, con paciencia, cariño, hablando mucho con él y poco a poco. Seguro que con la emoción de las cosas bonitas de estos próximos días se olvida un poco que se hace viejo... Pobre!!

jueves, 27 de febrero de 2014

Juguetes (y V)

Una vez hecho un recorrido por los juguetes "imprescindibles" de Mario en estos casi tres años, sólo un par de detalles.

El primero, dónde y cómo comprar para no dejarnos una fortuna. La verdad es que nosotros no hemos podido aprovechar casi juguetes de familiares o amigos porque hemos sido los primeros en tener un niño y no hemos podido "heredar". En nuestro caso nos ha tocado guardar las cosas que han sobrevivido decentes para ayudar a los que vengan después (bendito trastero....).

Pero no tengo la sensación de haber gastado mucho dinero en juguetes por varias razones. Una de ellas es que hemos planificado los regalos, es decir, cuando se nos ha ido ocurriendo cosas que le podrían gustar a Mario las hemos apuntado para no olvidarnos y al acercarse las fechas señaladas las hemos repartido con las personas de confianza (los abus y los tíos, más que nada). Una cosa por casa y así todos acertábamos.

Lo de poner un límite, una cosa por casa, me parece buena idea y lo seguiremos practicando, si no los abus se emocionan y esto es un descontrol. Aún así alguna vez nos hemos juntado con demasiadas cosas nuevas a la vez (los Reyes en Diciembre y el cumple en Febrero) y hemos guardado algo durante un tiempo para re-sorprender a Mario más adelante repartiendo un poco.

Los niños se abruman con tantas cosas y además, cuando son pequeños, lo que más le suele gustar son los envoltorios y embalajes de lo juguetes.... así que poco a poco.

Por lo demás, en lo juguetes en los que importa más la cantidad que la calidad (por ejemplo, en los cochecitos) hemos optado por los típicos bazares de barrio. También tenemos un Dideco al lado de casa, que no es muy barato pero tiene unas cosas super-chulas y al tener yo carnet, nos sale bien. Para los juguetes de marca como los Lego o los Playmobil, hemos aprovechado ofertas de jugueterías y grandes almacenes fuera de temporada alta. Y hemos comprado bastantes cosas por Internet, tanto en tiendas on-line especializadas como en clubes de compra tipo Privalia. Con un poco de organización, te ahorras un montón de dinero y encuentras las cosas que quieres. 

Lo segundo, es importante cómo guardar los juguetes, para que los tengan a mano y se acuerden de ellos. Es típico que un día de repente Mario vea algo que hace tiempo que no usa y durante unos días vuelva a ser su juguete favorito. O que se le ocurran nuevas formas de jugar y de mezclar las cosas. 

Cuando era pequeño lo teníamos todo en un par de cubos flexibles de Ikea en el salón. Los podía volcar él e incluso meterse dentro y usarlos también para jugar. Ahora que tiene más cositas, lo de más uso está en un rincón del salón en un par de cajas abiertas y todo lo demás en su habitación. Tiene una estantería abierta con cajas transparentes en las que tenemos todo "por temas" (las comiditas, los clics, los coches, los trenes, etc) y así puede coger y guardar las cosas sin depender de nosotros. Fuera de su alcance, como siempre, las cosas de manualidades. Las ve y nos las pide, así le controlamos un poco y no nos encontramos con sorpresitas desagradables.... 

Y por último, para mi muy importante relacionado con los juguetes: que aprendan a compartirlos, que aprendan a utilizar su imaginación y les den mil usos diferentes, y que aprendan a cuidarlos y a tenerlos ordenados y guardados (por lo menos al final del día!!).

martes, 25 de febrero de 2014

Juguetes (IV)

Los siguientes cambios ya han sido más recientes. Cuando Mario cumplió dos años le regalamos unos bloques de Lego Duplo y comenzó la fiebre por las construcciones. Desde que se lo regalamos es un juguete que usa casi todos los días y que siempre complementa al resto de juegos. De hecho para su tercer cumpleaños, dentro de unos días, queremos regalarle más bloques, para que pueda hacer cosas más complicadas ya que últimamente vemos que lo que tiene se le queda corto.


Durante el verano, Mario cambió el correpasillos por el triciclo. Y además comenzó a jugar con los cochecitos de los amigos, las típicas miniaturas, en la piscina. Desde entonces coches, camiones, motos, aviones y barcos son los juguetes estrella. Le gusta mucho una alfombra que le compré por dos duros que simula las calles de una ciudad, las rotondas, etc, y que además traía las señales de tráfico. Las manualidades de todo tipo y los juegos de mesa también empezaron a gustarle más que antes.

Y en los últimos Reyes Magos los regalos fueron los siguientes:

  • Una bicicleta, porque el triciclo se le había quedado pequeño y ya sólo lo usa para el pasillo de casa, no para la calle. En un par de días ya le ha cogido el truco, estamos deseando que llegue el buen tiempo para disfrutarla de verdad.


  • Juegos de simulación, pero más relacionados con las profesiones. Una caja registradora de mercado y un equipo de médico.


  • Un garaje para sus coches. Con gasolinera, túnel de lavado, rampas y ascensor!!!


  • Clics de Playmobil, pero ya "de los de mayores". Habíamos probado con unos caballeros medievales en Noviembre, y le gustaban tanto que se los llevaba al baño y a dormir con él. Así que los Reyes le trajeron los indios. Le encantan.


lunes, 24 de febrero de 2014

Juguetes (III)

Con los juguetes mostrados en las dos entradas anteriores Mario aprendió a caminar y durante un tiempo, la investigación del mundo con su nueva habilidad y sobre todo, las escaleras, fueron su principal entretenimiento.

A los 18 meses, con el control de esfínteres y sus primeras palabras notamos un cambio importante: le empezó a gustar mucho el juego de simulación/imitación, y comenzó a ser creativo y a inventarse sus primeras historias.

A finales de ese verano pilló en la piscina una sillita de bebé de juguete de una vecina y no hubo manera de separarle de ella en toda la tarde, emocionado empujando la silla y cuidando del bebé. Así que comenzó la época de otro tipo de juguetes y de juegos. Los que más le gustaron y que más uso han tenido han sido estos:
  • Sus hijos, dos bebés muy sencillos a los que ha cuidado con mucho cariño hasta hoy en día.
  •  Sus comiditas, sus cacharritos y su carrito de la compra.

  • Sus enseres de limpieza.

  • Sus herramientas, para arreglar todo lo que se ha roto en casa, su bólido y su triciclo. El casco que incluía su kit le ha dado muuuuucho juego.

  • Animalitos y personajes en miniatura. Y sobre todo los clics de Playmobil para bebés, con los que empezó a montar sus historias y teatrillos en tercera persona en lugar de en primera. Sus favoritos: el tren y el garaje.

Entradas relacionadas