martes, 3 de diciembre de 2013

Primera excursión

Este pasado mes de Noviembre Mario ha salido de excursión por primera vez. Como siempre, no le dijimos lo que iba a pasar hasta que quedaba poco tiempo, porque si no se le hubiera hecho larguísimo.... Unos días antes, le explicamos que iban a ir en autobús al teatro todos los amigos, y que iban a escuchar un concierto. Para él genial, porque le encantan la música y los instrumentos.

Estuvo tremendamente emocionado con la excursión hasta la noche de antes, que empezó a decir que estaba cansado, que  estaba malito, que por qué no iban mamá o papá a la excursión. Durmió un poco inquieto y por la mañana dijo un par de veces que prefería quedarse en casa. Hicimos todo el tiempo como que no le escuchábamos, claro que estaba nervioso, era la primera vez que iba a un sitio sin nosotros (nosotros también estábamos nerviosos!). 

Así que repasamos con él lo que iban a hacer, lo bien que se lo iban a pasar, le explicamos que iban con las profes y que iríamos a recogerle a la vuelta para que nos contara todo lo que había hecho, que no se preocupara, que le iba a gustar mucho y que nos veíamos en un rato. Fue a la guardería con cara de póker, pero no dijo nada más. Queríamos ver cómo salía en el autobús, pero para que no se pusiera nervioso, nos "escondimos". Otros padres se despidieron de ellos cuando ya estaban en el autobús, pero nosotros preferimos despedirnos al llegar al cole y que ya se "metiera en situación". Así escondidos pudimos ver cómo salían en fila cantando y cómo se subían al autobús. Son tan pequeñitos que parecía que el autobús iba vacío!! Vimos que ya iba más animado y contento cantando con sus amigos, eso sí, con los ojos como platos mirando todo alucinado.

A la vuelta estaba feliz como una perdiz. Le encantó el concierto, las profes nos dijeron que estuvo riendo todo el tiempo y sin dejar de mirar el escenario ni un minuto. Además se ofreció voluntario y le subieron a tocar la campana y a cantar. Estuvo toda la tarde contándonos cosas de la excursión y del viaje en autobús, que le encantó.

Nos han dicho que este año harán una salida por trimestre, así que le quedan dos salidas más para disfrutar y aprender cosas nuevas.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Documental "Volver a jugar"

Ayer por la noche pusieron este documental en la 2 y me pareció muy interesante, os dejo el enlace por si no lo pudisteis ver en Documentos TV (son unos 50 minutos).

http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-vuelve-jugar/1741092/

"Muestra la experiencia de seis jóvenes estadounidenses que pasan encerrados entre seis y once horas diarias delante de las pantallas y tienen su primera experiencia en la naturaleza. Los expertos advierten del riesgo que supone la desconexión de los niños con este ambiente. En tan sólo una generación, los occidentales habrán pasado más tiempo en el mundo virtual, que en la naturaleza. Estadísticas escalofriantes lo demuestran: los niños permanecen un 90% del tiempo en espacios cerrados. Los expertos advierten de que se está creando un mundo de personas desconectadas de la vida natural y que esto tiene un impacto muy profundo.Vuelve a jugar saca literalmente de sus casas a estos chicos y a sus hábitos y los lleva a vivir su primera experiencia en la naturaleza. Descubren que allí fuera pueden divertirse con otro tipo de actividades, que no están solos y que podrán comunicarse con otros seres vivos, además de con esas personas virtuales con las que hasta entonces únicamente se relacionaban. Todo ello, sin electricidad, sin cobertura y sin pantallas.Construyen cabañas, nadan, caminan por el monte, pasan veladas junto al fuego y hasta les pican los mosquitos. Ninguno de ellos había tenido una aventura de este tipo y pocos se imaginaban que podían salir de casa y hacer cosas divertidas. Contenido disponible hasta el 1 de diciembre de 2013."

Los dos vivimos de la tecnología y además trabajamos mucho en casa, por lo que es inevitable que Mario esté acostumbrado a vernos con portátiles, móviles y demás cacharros. Pero hasta ahora hemos intentado que lo asocie con trabajo y que por el contrario asocie el ocio con estar al aire libre, cantar y bailar y jugar con juguetes "tradicionales". 

El resultado es que cada vez es más creativo y "teatrero" con sus juegos. Y que se entretiene con cualquier cosa en cualquier sitio, es cada vez más curioso con lo que le rodea. Por lo que seguiremos como hasta ahora e intentaremos retrasar lo más posible el ocio con pantallas (y sentado!), porque nos parece que lo importante en este momento es que desarrolle otras habilidades, para las tecnológicas va a tener tiempo y oportunidades de sobra. Pero me consta que en esto somos un poco raros teniendo en cuenta lo que vemos a nuestro alrededor ¿qué os parece a vosotros?

Discusiones filosóficas (III)

 "¿Qué haces mamá?" (en el baño, al que hace casi tres años que no puedo ir sola....). "Estoy haciendo pis Mario" "¿Y tú tienes churrilla?" "No, porque soy una chica, los chicos tienen churra pero las chicas no" "Y entonces, ¿tú que llevas?'" (con una cara y un tono que son un poema...)

domingo, 17 de noviembre de 2013

Plastilina y temperas

Hasta este verano a Mario le gustaba colorear y hacer rayajos con todo tipo de pinturas, lapiceros y rotuladores. Tiene su cuadernos y un estuche siempre a mano para cuando le viene la inspiración... Pero modelar no le gustaba mucho, usábamos la plastilina para colorear grandes superficies, pero no para trabajar en 3D.

Este verano ha descubierto la plastilina, y desde entonces le encanta. ahora que ha empezado el mal tiempo de verdad y podemos salir mucho menos, tenemos jornadas temáticas. Hoy, comiditas. Hoy, flores. Hoy, coches. Hoy instrumentos musicales. Y se entretiene mucho rato, le encanta. 

El otro descubrimiento han sido las temperas, porque le ha gustado mucho lo de usar pinceles. Esto lo hacemos menos, porque mancha, y le tengo que poner el babi, proteger un poco la mesa de la cocina, etc. Pero guardo hueveras para que ponga los colores y hagas sus mezclas, y ha sido la forma en la que ha comprendido cómo surgen los colores, lo que le parece un milagro y con lo que no se cansa de jugar. También le encanta probar diferentes formar de pintar con los pinceles, con puntos, con rayas, dejando mucha puntura, dejándolo casi transparente. Así que de cara al invierno tenemos dos nuevos entretenimientos que seguro que nos dan para mucho....

jueves, 7 de noviembre de 2013

Con la hora cambiada

Así andamos todavía.... En el primer cambio de horario de Mario, todavía era un bebé, y lo más complicado fue reajustar el horario de las tomas porque tenía un reloj en el estómago y como para hacerle esperar una hora!

Luego ya el único problema que hemos tenido ha sido, sobre todo en este cambio de invierno, que se queda con el biorritmo cambiado y nos aparece tempranísimo todas las mañanas. A las seis de la mañana un sábado "Ya he terminado! A jugar!" (desde hace un par de meses, en vez de llorar o quejarse cuando se despierta para avisarnos, lo ha cambiado por el Ya he terminado - de dormir, supongo-). Y el domingo otra vez, y así casi todos los días, luego a última hora está que se cae.

Esta vez creo que es la que más le ha durado el desajuste, pero como está con las muelas y no duerme tan profundo como de costumbre, yo creo que abre un ojito y ya se piensa que toca leventarse. Poco a poco, pero es lo malo de ser tan rutinarios, que asume las rutinas por completo y luego ya no hay quien las cambie.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Juegos para la memoria

El invierno pasado Mario comenzó a mostrar cierta capacidad para sentarse un rato tranquilo y prestar atención a cualquier juego que le propusiéramos. Con la llegada del buen tiempo, nos dedicamos a otras cosas y abandonamos un poco los juegos de mesa, pero ahora que se han acortado los días y empieza a hacer frío, los estamos recuperando otra vez.

Como suele ocurrir, aunque jugamos a bastantes cosas (puzzles, cartas, estamos empezando con el tres en raya), lo que más éxito tuvo desde el principio y con diferencia fue un juego que había por casa y que había sido de mis padres, el típico juego para la memoria.



Son unas tarjetas con fotos de animales, similares a las de la imagen Cuando empezamos a jugar el año pasado Mario no tenía ni dos años, así que le sacaba las de los animales más familiares para él (perro, gato, vaca, caballo, oveja) hasta tener entre 6 y 10. Las poníamos boca-abajo, decíamos el animal que queríamos buscar e íbamos destapando las tarjetas por turnos hasta encontrarlos todos.

En mi familia somos varios con memoria fotográfica, y obviamente es genético, porque si Mario me veía colocar las tarjetas, ya sabía donde estaban todas y se las ganaba todas seguidas a la primera. Y si no, en cuanto un animal salía una vez, ya se acordaba de dónde estaba. Así que poco a poco fuimos subiendo el número de tarjetas y complicando los animales, lo que le subió mucho la autoestima, hay que ver lo contento que se pone con las palizas que nos pega.

Ahora ya estamos empezando a jugar de la manera tradicional, es decir, buscando la pareja de animales. A Mario le encanta este juego, se entretiene mucho rato, y alguna vez que hemos estado fuera de casa y quería entretenerle, me he llevado las tarjetas conmigo. Además de entrenar su memoria (que es algo que resulta muy útil para muchas cosas en esta vida, si lo sabré yo....) lo bueno del juego es que ha aprendido los nombres y los sonidos de un montón de animales. Y está aprendiendo a hacer trampas.... Un consejo, si vais a jugar con vuestros hijos y se parecen a Mario, mejor las tarjetas con fotos (es decir, realistas) que con dibujos, que a Mario le interesan siempre mucho menos.

lunes, 28 de octubre de 2013

Se nos habían olvidado las muelas....


Somos tontos, Mario lleva unos diez días con muchas babas, mordiéndose las manos, con cacas raras y alguna escocedura, con carácter raro, con sueño ligero, con muchos mocos de nariz, vomitando sin motivo aparente de vez en cuando. Y nosotros a verlas venir, hasta que diez días después nos hemos acordado de que no hemos acabado con la boca y de que le faltan un montón de muelas. El pobre no se ha quejado, así que cada cosa la habíamos achacado a algo diferente.


Pero acabo de pasar los dedos por sus encías, y le esta saliendo una muela en cada lado de abajo, el pobre lo tiene todo inflamado y lleno de picos por la derecha y por la izquierda, aunque me temo que le queda todavía un tiempo para romper. ¿Cómo no nos hemos dado cuenta? Tampoco es que le podamos ayudar mucho, pero bueno, por lo menos sabemos lo que es y lo intentamos, por eso está tan intenso el pobre.... La próxima vez va a tener que encender un neón, porque acabamos con los colmillos y se nos olvidó el asunto. Tontos, no nos queda nada. Y por eso las laringitis!!!!

lunes, 21 de octubre de 2013

Discusiones filosóficas (II)

Después de que Mario y otra amiga de la guardería la liaran en el baño mientras los demás dormían la siesta (con la escobilla, para dar algún detalle más), le recojo, me entero de la historia por boca de su profe y le regaño de camino a casa. Mario me explica que fue a hacer pis, la amiga, que todavía usa pañal, le acompañó, y mientras él hacía lo suyo, la otra cogió la escobilla y la lió. Cuando le digo que si ve a un amigo haciendo algo mal, tiene que intentar pararle o avisar a la profe, y no reír la gracia como me imagino que ha hecho, se queda un buen rato pensativo: "Mamita, vale, Mario lo ha hecho muy mal. Pero X (la amiguita) lo ha hecho FATAL". Desde ese día esa es la graduación que aplica a todo, muy mal y FATAL, depende de lo grave que sea el hecho.

Ayudar en la cocina

Siempre nos ha parecido que la mejor manera de que Mario aprecie la comida y le guste todo (o casi todo, pero por lo menos que lo pruebe), es involucrarle en preparar las cosas.

Cuando era un bebé, siempre nos veía cocinar lo suyo y lo nuestro, y nos veía comer. Siempre ha disfrutado mucho desde la puerta de la cocina viendo todo, le hemos dejado jugar con los cacharros y con los ingredientes, hemos intentado que nos acompañara a hacer la compra (que ahora es cosa de chicos, van padreprimerizo y él al "pimpli" como el llama al Simply que hay al lado de casa), le hemos ido dejando probar distintos sabores, etc.

Desde que ha podido, también le gusta meter mano, claro. Le ponemos un babi y aunque todo es más lento y laborioso con él de pinche, siempre que hay tiempo le dejamos batir un huevo, pintar una empanada, mezclar ingredientes, encender la luz del horno y ver cómo va todo. Y lo que dejamos para disfrutar con él son los panes y los dulces caseros, porque con estas cosas puede ayudar mucho a cocinar y disfrutar mucho también al comerlas...

Estamos haciendo muchas recetas propias (ya os pasaré alguna) y muchas otras de este libro, que le encanta. Os recomiendo las actividades en la cocina, son divertidas, aprenden mucho y ayudan a que coman de todo. Un ejemplo tonto: a Mario no le gustaban los sandwiches hasta que este verano preparamos una especie de buffet para cenar con todos los ingredientes encima de la mesa y cada uno se montó el suyo. Desde esa noche, cuando hacemos un sandwich (y ya no hace falta toda la parafernalia) de lo que sea, es feliz.


domingo, 20 de octubre de 2013

Letras y números

La relación de Mario con las letras y números hasta ahora ha sido de amor/odio. Hay días que le interesan mucho, y de repente, aprende un montón y a la primera. Otros días, no le interesan lo más mínimo y parece que hasta desaprende.... Como siempre, nuestro gordo sin término medio.

Pero bueno, es pequeñito todavía y yo creo que no vamos mal. Ya os contaba en esta entrada que tenemos un libro que le encanta y con el que se va aprendiendo letras y las va asociando con palabras que empiezan por esa letra (importante en los juegos y en los libros para aprender letras que estas palabras sean reconocibles para el niño y que se vean minúsculas y mayúsculas, si no se lían). No tiene preferencia por las vocales o consonantes, se aprende las letras porque le gusta el grafismo o porque le gustan las palabras.

Además, cuando dibujamos siempre nos pide que escribamos su nombre y papá y mamá. Así que las primeras letras que aprendió fueron la M, la P y la A. Cuando vamos por la calle o por un centro comercial, se fija mucho en las letras de los letreros y publicidades, así también va aprendiendo.

Pero lo que hemos notado mucho es que, al aficionarse últimamente a los cuentos (otro día os lo explico, eso ha sido una novedad), ha empezado a fijarse en las palabras, no sólo en letras individuales. Y por ejemplo, ya reconoce la palabra papá y la palabra abuelo, que aparecen mucho en uno de los cuentos.

En cuanto a los números, los grafismos los está aprendiendo más o menos al mismo ritmo que las letras. Con un libro que tenemos en casa, con los cuadernos de verano. En casa de mis padres el abu le enseña a veces un número en un cuento, y le pide que lo busque entre unos números que dibujaron en unas hojas los dos juntos y que le pone al otro lado de la habitación. Le dice "Mario, trae el 3" y Mario sale corriendo, busca la hoja con el 3 y se la trae. No se equivoca prácticamente nunca, y le encanta el juego, así que voy a empezar a hacerlo con las letras que nos faltan en casa. 

Lo que lleva un poco peor, es comprender el significado de los números, a veces parece que sí sabe contar con números bajos (tengo dos coches, dame una galleta, tengo tres cuentos), pero otras veces no lo veo tan claro.... Tenemos un ábaco que le gusta mucho, pero sus juegos con él nunca tienen que ver con contar. ¿Qué pensará? Es un misterio.


martes, 15 de octubre de 2013

Perdón

Mario aprendió muy rápido a decir gracias, de hecho jugando a toma-dame lo comprendió en seguida y fue una de sus primeras palabras. El por favor ha sido un poco más complicado, pero también ha ido comprendiendo su significado y lo usa bastante,  a pesar de lo impaciente que suele ser cuando pide las cosas.

Sin embargo, una señal de que está madurando mucho últimamente es que ha comenzado a pedir perdón cuando mete la pata. Hasta hace poco ni lo habíamos intentado, pero hace un mes le regañamos, ya no me acuerdo por qué, y le explicamos qué significaba pedir perdón y cómo se hacía. La primera vez yo creo que no lo entendió mucho, y no insistimos más, pero poco a poco hemos visto que lo asumía y que lo empezaba a utilizar espontáneamente.

Ayer su padre y él se enfadaron a última hora por un desencuentro jugando con los amigos en la urbanización (por lo visto se puso en plan abusón para quitarle un juguete a un niño más pequeño, cosa que no le habíamos visto hacer nunca hasta ahora). Así que se subieron a casa después de una regañina y una rabieta. Mario no está acostumbrado a enfados importantes en casa, porque la verdad es que suele ser fácil razonar con él, es bastante obediente y no le suelen dar rabietas. Por lo que lleva fatal que le regañemos o que le digamos que piense un rato lo que ha hecho mal. Cuando se dio cuenta de lo había hecho mal (ffffffatal, como dice él) hecho un mar de lágrimas nos pidió perdón a los dos y nos propuso buscar al niño "maltratado" esta tarde para pedirle perdón a él también. Y no lo dijo haciendo teatro, lo sentía de verdad. A veces nos deja alucinados....

martes, 8 de octubre de 2013

Laringitis de repetición

El punto débil de Mario siempre ha sido su laringe. El primer invierno, que se lo pasó malo entero, las veces que fuimos a urgencias siempre fue porque se ahogaba. Al final compramos la máquina de aerosoles y cuando se ponía mal, siempre en mitad de la noche, le hacíamos todo el tratamiento en casa.

El invierno pasado, ya con toda la homeopatía para mejorarle sus defensas, sólo tuvo cuatro laringitis, una por colmillo. Todas leves y que pudimos arreglar en casa. Pero este mes de Septiembre hemos tenido ya dos, y en la de la semana pasada, después del tratamiento habitual en casa, nos tuvimos que ir al hospital corriendo porque se nos estaba ahogando.

Como enfermedad, la laringitis en un niño es un poco desconcertante. Por lo menos en el caso de Mario, empiezan de golpe y sin avisar, siempre de madrugada, siempre muy aparatosas (tos de perro y asfixia, lo que a veces le hace vomitar por los esfuerzos) y siempre muy leves a partir del día siguiente, normalmente Mario se encuentra bien muy rápido, en cuanto recupera la noche de sueño perdida. Le suelen quedar algo de tos y de afonía, eso sí. Y supongo que agujetas de los esfuerzos por respirar, aunque el pobre no se queja....

Hemos vuelto al pediatra/homeópata y nos ha dado una serie  de recomendaciones. Por lo visto el problema es que Mario tiene la laringe un poco estrecha y genera mucho moco en esa zona, por eso se ahoga con tanta facilidad. Nos han cambiado un poco la homeopatía para intentar que no haga tanto moco, nos han recomendado que usemos un humidificador en las épocas del año peores (que son otoño y primavera) y si la cosa se pone fea, otra homeopatía, los collarines de alcohol, las ventanas un poquito abiertas para dormir a pesar del frío, una almohada alta, etc. Una serie de cosas que iremos probando a ver si nos evitamos algún episodio, o por lo menos, si minimizamos los sustos (que aunque ya estamos acostumbrados, qué mal se pasa cuando no le entra el aire, por Dios).

En la imagen el humidificador que hemos empezado a utilizar, por las tardes en el salón y al principio de la noche en su habitación, es cómodo porque se puede programar y nos salió bien de precio.


martes, 1 de octubre de 2013

Discusiones filosóficas (I)


"Tengo un vaca lechera, no es una vaca cualquiera, me da leche merengada, hay que vaca más salada, tolón, tolón, tolón, tolón" "Noooooooooooo mami, es una vaca, no hace tolón, tolón" "¿No?" "Noooooooooooo mamá, hace muuuuuuuuu. Cántala bien, por favor."

jueves, 26 de septiembre de 2013

Sin traducción simultánea

Mario lleva más o menos un año hablando. Hasta hace bien poco, siempre tenía que "traducir" para los demás lo que decía, porque no construía frases largas, ni pronunciaba las palabras demasiado bien, ni hablaba a un volumen lo suficientemente alto como para que le escucharan sin agacharse (también normal...). De momento optamos por no corregirle y por, simplemente, dejar que se expresara cuando quisiera y como quisiera. Si necesitaba ayuda para comunicarse, yo le echaba un cable.

Pero este verano ha dado un paso de gigante, y de repente le encuentro hablando con cualquiera sin necesidad de traducción, repitiendo palabras y expresiones complicadas a la perfección y construyendo frases completas, con sujeto, verbo y predicado. El otro día me sorprendí corrigiéndole un ponido por puesto, porque cada vez habla con más corrección. Y coloca las expresiones, adverbios y adjetivos cuando debe.

Me hace mucha gracia cuando está jugando con los amigos y les dice "vamos chicos", para darles instrucciones de lo que tienen que hacer. Algunos errores se los estamos dejando, me encanta cuando me dice "sssh, mamá, escucha la pacana" (en lugar de la campana). Pero son muy pocos, cada vez nos cuenta más cosas y le entendemos todo sin necesidad de saber el contexto (está genial, porque nos enteramos de lo que hace en el cole, por ejemplo). Y nos puede explicar lo que le pasa o razonar con nosotros. Ya es una personita.

En la foto lo que hace un par de meses era una "topaya lafula" (misterios de la vida, una moto al principio era una mañá), pero que ya es una cuchara azul (a no ser que le guste mucho, que entonces se entusiasma y sigue siendo lafula). O cucharasssh, porque lleva una semana que habla con la s....

P.D. Problema: ha escuchado algún taco, creo que no en casa porque tenemos mucho cuidado, pero bueno,lo ha aprendido y lo ha repetido, y en el momento justo. Como había entendido jolé, se lo hemos cambiado por olé, guay, mola.. Pero no sé cuánto nos durarán estos trucos.

lunes, 23 de septiembre de 2013

El triciclo

Este es uno de los aprendizajes que nos llevamos de este verano. Hace ya unos meses que Mario tiene un triciclo, de plástico, bastante ligero y de colores alegres. El lo llama bicicleta y le encanta, sobre todo porque tiene un cesto delante y otro detrás y puede llevar sus cosas (le pasaba con el coche, le encantaba llevar cosas dentro del espacio que había debajo del asiento).

De vez en cuando lo cogía por el pasillo e intentaba pedalear, pero como le paso al principio con el "coche", como no le salía bien (otra vez sabía ir hacia atrás pero no hacia delante), lo dejaba rápido, así que lo usaba para cualquier cosa menos para montar en él.

A finales de Agosto vimos que ya casi daba la vuelta entera con los pedales, y que aunque seguía moviendo las caderas para avanzar, estaba a punto de aprender. Así que un día que hizo fresquito, le bajamos a la urbanización, y en cinco minutos estaba pedaleando y bajando las cuestas a toda velocidad.

Ahora va a todas partes con el triciclo, en casa y fuera de casa, y le encanta transportar cosas en sus cestas. Truco: cuando salimos por la calle le enganchamos una cuerda por delante para ayudarle a subir las cuestas sin tener que agacharnos todo el rato y para no tener que preocuparnos por los cruces, etc. En cuanto llegamos a lugar seguro le soltamos, pero es muy cómodo.

Estos días ha cogido en la urbanización la bici con ruedines de un amigo y en nada se ha hecho con ella, así que ahora le emocionan más las "bicis grandes". Probablemente tiremos con el triciclo hasta las Navidades, y le pidamos una bici sencillita a los Reyes....

En la foto un triciclo muy parecido al suyo, aunque sin la cesta de delante que tanto le gusta...


miércoles, 18 de septiembre de 2013

Adiós al orinal

Coincidiendo con el principio de curso Mario ha dado otro pasito más ¡por fin ha decidido que no usa más el orinal!

La verdad es que no ha sido cosa nuestra, sino que como suele ocurrir, ha sido cuando él ha querido. Después de viajar todo el verano con el orinal a cuestas para que no tuviera problemas de estreñimiento (hasta ese punto le llegaba el pánico al inodoro....), el otro día le dio un apretón fuera de casa. En concreto en el estudio en el que hago pilates, que mis chicos vinieron a buscarme y tuvo que pasar allí al baño. Como no le quedó más remedio y además, se quería hacer el importante delante de mi profe, con la que hace muy buenas migas, allí que lo hizo. Y nosotros ojipláticos, claro, como de toda la vida cuando en el último intento parecía que un monstruo iba a salir por el agujero a comerle el culete, porque vamos, nos ha montado siempre unas escenas.

Al llegar a casa escondimos el orinal, de manera que cuando pidió pis, al váter. Esto no tenía mérito, porque el pis lo hace de pie, y de cara no le da miedo, lo hace subido en un escalón y ya hace tiempo que esto está superado. Pero las siguientes cacas ya han sido todas como los mayores, como si nada. Aunque en el cole lo dijimos y la profe nos ha comentado que allí pide orinal, así que a lo mejor el monstruo que había en el baño de casa se ha mudado allí.... o la profe le da menos confianza, porque la verdad es que sienta sin problemas con su escalón pero se agarra bien fuerte. Poco a poco, el caso es que un trasto menos.

En la foto el escalón de Ikea que usamos para el váter y el lavabo, primero fue la versión alta, y ahora esta más bajita que ya le sirve.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Primeras veces


Notamos a Mario muy mayor, y la verdad es que si lo pensamos bien, probablemente en pocos momentos de su vida va a tener tantas primeras veces como ha tenido este verano.

Las primeras veces en la playa, en las piedras cogiendo cangrejos, haciendo rutas por el campo y viendo todo tipo de animales al natural, los primeros largos en la piscina (con manguitos pero muy desinflados), el primer baño en un río, la primera pandilla de verano, los primeros helados, las primeras veces cocinando, las primeras veces montando en triciclo, la primera película de dibujos animados entera (Blancanieves y los siete enanitos, un clásico), las primeras conversaciones con sentido, la primera colección de cromos, las primeras obras de arte con plastilina y temperas, las primeras noches en una cama. ¿Cómo no le vamos a notar cambiado?

sábado, 14 de septiembre de 2013

Adaptación automática

Este año nos temíamos un poco la vuelta al cole después del verano tan estupendo que hemos pasado todos juntos. Como Mario empezaba un lunes, el sábado empezamos a hablarle de la vuelta a las clases, de sus amigos, de sus profes, etc. No queríamos anticipárselo mucho porque todavía no tiene noción del tiempo, pero tampoco nos pareció bien hacerlo a traición, así que dos días parecía un término medio.

Preparamos la mochila juntos, el uniforme, etc; y sólo hubo un momento de crisis el domingo por la tarde, que no quería subir de la piscina y lloraba desconsoladamente. Pero comprendimos que era porque pensaba que al empezar el cole, se acababa la piscina y la gente a la que hemos estado viendo todo el verano. Una vez que le explicamos que empezaba el cole, pero que no se acababa lo demás, se tranquilizó.

Y desde el primer día, todo ha ido sobre ruedas. Es el último año de guardería, así que ahora es de los mayores. Sigue con sus compañeros de estos años, la profe que le ha tocado le encanta, está comiendo bien, no duerme la siesta con los demás pero ese rato lo aprovecha para charlar con todo el mundo y para jugar por su cuenta, mientras dure el buen tiempo siguen saliendo al parque todos los días, se ha adaptado rápido a los horarios porque no los habíamos cambiado mucho en verano. Y está encantado, un poquito cansado (por las tardes en casa intenta recuperar todo el tiempo perdido y hacer lo que en verano hacíamos en un día entero....) pero feliz e ilusionado. Eso sí, igual que el curso pasado, el cambio de comida a casera a comida de cole le ha supuesto unos días de gases, dolor de tripa y cacas raras. Ha sido lo único en lo que hemos notado realmente un proceso de adaptación.

De hecho la semana pasado se puso malo (primera laringitis del curso, ha sido una semana exacta de cole y vuelta a lo mismo, menos mal que habíamos empezado con la homeopatía unas semanas antes y ha sido muy leve) y los dos días que no pudo ir refunfuñaba. Así da gusto, es bonita la sensación de todo el curso por delante una vez que estamos tranquilos.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Se acabó lo bueno

Hoy volvemos Mario y yo a la rutina, padreprimerizo ya empezó a trabajar hace casi dos semanas, pero nosotros empezamos hoy otra vez. No me apetece nada. Ha sido un verano precioso, con playa, montaña y piscina en casita. Nos hemos organizado bien y Mario ha podido descansar casi dos meses de guardería. Nosotros hemos tenido un verano de trabajo tranquilo así que lo hemos llevado bien.

Hemos pasado mucho tiempo los tres juntos, hemos caminado, nadado, jugado, bailado, cocinado, reído, dormido y hablado mucho, mucho, mucho. Y se ha hecho corto. Deseando que llegue el próximo, pero mejor no lo pienso, que entonces hago que corra el tiempo y se me pasa el curso demasiado rápido.

Ahora, a empezar con buen pie y a disfrutar de los últimos días de piscina y de luz. Luego, el otoño.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Cuadernos de verano

Al final hemos conseguido que Mario esté en casa casi dos meses este verano, y me parecía mucho tiempo "sin hacer nada de provecho", así que le compramos dos cuadernos de actividades para las vacaciones, los dos de Peppa Pig, uno para dos años y otro para tres años. La verdad es que se parecen mucho todos, pero me pareció que le iba a hacer gracia el tipo de dibujos que tenía. Por cierto, el otro día la vimos por la tele y Mario flipó porque nunca había visto los dibujos animados, así que le pareció magia.


Los días que estábamos los dos en casa y que no había ningún plan, nos poníamos un rato después de hacer la casa y la comida, y antes de bajar a la piscina. El de dos años lo hicimos en Julio entero, el de tres años en Agosto dejando alguna cosilla que todavía no puede hacer (como recortar o dibujar cosas desde cero). Otros días hemos ido por libre, pero ayuda tener propuestas y no tener que imaginar cosas nuevas cada día.

La verdad es que lo hemos pasado muy bien, aprovechando para contar historias con la actividad de cada página y para aprender cosas nuevas. Por ejemplo, hemos aprendido arriba-abajo, dentro-fuera, abierto-cerrado (y no sé si cerca-lejos, porque con esto yo creo que me toma el pelo...). También hemos mejorado coloreando, hemos aprendido a unir puntos y a hacer líneas más-o-menos-rectas, somos unos máquinas pegando pegatinas de todos los tipos y parece que nos hemos motivado con las formas y los números, que hasta el momento no nos interesaban nada de nada.

Mario me ha pedido Pepa cada día que hemos estado en casa (de hecho me propuse sólo hacerlo los días que lo pidiera, porque si no es imposible) y con esos pocos minutos cada día, he notado que ha aprendido cositas disfrutando, así que probablemente el verano que viene repitamos. 

sábado, 31 de agosto de 2013

Objetivos a corto plazo

Este verano ha sido un tiempo de aventuras y cosas nuevas para Mario, lleno de primeras veces y de todo tipo de emociones. Hemos hecho muchas cosas los tres juntos, y una cosa es que hemos sacado en claro, es que obviamente, sus motivaciones en ciertas actividades no pueden ser las mismas que las nuestras. Así que la manera en la que todos disfrutamos en poniéndole a él objetivos a corto plazo.

Por ejemplo, fuimos los tres juntos a ver la exposición de Pissarro que había en Madrid. Fue nuestra segunda vez en un museo, pero la vez anterior, en el Reina Sofía, alucinó tanto con todo que bastó con dejarle investigar por su cuenta. Al tratarse esta vez de cuadros impresionistas, que yo creo que le parecían todos más bien similares, se aburrió antes. Solución, le mostrábamos en el catálogo de la exposición un cuadro y le pedíamos que lo localizara. Al final se lo pasó tan bien, que nos costó sacarle del museo. Y se fijó en un montón de detalles de los cuadros que yo creo que de otra forma ni hubiera visto.

Lo mismo dando nuestros primeros paseos por el campo, llega un momento en el que andar por andar no tiene ningún sentido para él, que ni disfruta del paisaje ni del aire libre en sí mismos. Así que vamos buscando piedras con formas concretas o palos que nos sirvan de bastón, ver un determinado animal, llegar a un punto del río donde podamos meternos todos hasta las rodillas, cruzar un puente, etc. 

Y lo contento que se pone cuando va consiguiendo las cosas que le proponemos!

viernes, 30 de agosto de 2013

Proteger a un niño del sol

Mi madre tuvo un melanoma hace unos años (ahora está bien porque lo pillamos a tiempo), con eso lo digo todo... Me desespera ver como en España nos tomamos el tema del sol tan a ligera, parece que no asumimos lo malo que puede llegar a ser para la salud si no tomamos unas mínimas precauciones.

Este verano Mario está pasando más tiempo al aire libre que en toda su vida, pero eso no significa que no tengamos en cuenta estas precauciones. Y sobre todo, se las estamos intentando enseñar, para que en el futuro sea una persona responsable y se cuide como es debido.

Lo esencial:
  • Intentar que no le dé el sol entre las 13.00 y las 17.00. Si algún día hemos estado en la piscina o la playa en las horas malas, siempre debajo de una sombrilla y con camisetas de este estilo. Y ha sido pocas veces.

  • Siempre llevar gorra al parque y por la calle cuando pega el sol, y un gorro de ala ancha para la piscina y la playa.
  • Utilizar crema con factor de protección 50. Cuando era más pequeño comprábamos de ISDIN en la farmacia, pero ahora ya usamos todos la misma, Nivea, Nenuco, Delial, etc. (que salen más económicas).
  • Usar bien la crema: es decir, dársela media hora antes de salir y repasar de vez en cuando.
  • DAR EJEMPLO, como en todo lo demás, si le dices que haga algo pero te ve hacer lo contrario, no sirve para nada.

Y es curioso, pero como to está dentro de nuestras rutinas, lo tiene interiorizado y él mismo te recuerda la gorra, o la crema en muchas ocasiones. Y por cierto, a pesar de todo esto, ha cogido un bronceado de lo más saludable con el que está muy guapo. Pero sin pasar por el color rojo en ningún momento y agotando lo menos posible la memoria de su piel. El sol es sano, pero con cuidado.

sábado, 3 de agosto de 2013

Padrecito

Hace ya un tiempo que debemos tener mucho cuidado con lo que hacemos y lo que decimos delante de Mario, porque lo imita todo todo todo hasta extremos insospechados.

Y nos ha salido un padrecito que ahora imita nuestros consejos y recomendaciones: "Come despacito mami", "Asiiiiiiii, mu bien mami", "Con la mano noooooooo mami", "Cuidado que quema, sopla mami". Y nos ayuda a vestirnos, a echarnos la crema para el sol. Lo más gracioso es que imita el tono de voz y los gestos también.

sábado, 27 de julio de 2013

Aprendiendo a nadar

Los dos primeros veranos de su vida Mario ha disfrutado mucho de la piscina, que por suerte, tenemos en la urbanización. De hecho, ha disfrutado mucho de las dos, de la pequeña jugando en el bordillo y metido dentro de pie, y de la grande, siempre en nuestros brazos y flotando y jugando.

Habíamos probado un par de flotadores, pero ninguno le convenció, así que siempre se metía con nosotros. Este año, llegó el verano, y el agua no le hizo ninguna gracia. Al principio consentía en meterse en la pequeña, pero con mucha precaución (nada que ver con el año pasado, que se nos tiró de cabeza un par de veces y tuvimos que ir nosotros detrás a sacarle). Cuando nos íbamos a bañar a la grande, claro, se metía con nosotros porque nos bañábamos los dos a la vez (casualmente....), pero todo el rato decía "No quiere, no quiere, no quiere".

Poco a poco siguió con la cantinela, pero empezando a disfrutar, jugando y alargando los baños. En la pequeña comenzó a caminar, a sentarse, a salpicar. Y en la grande a no parar de reír. Y le compramos estos manguitos en Decathlon, que al principio no quería ponerse. Él eligió los amarillos.

No le comparamos normalmente con otros niños, no es una cosa que me parezca demasiado buena, pero empezamos a señalarle todos los niños que llevaban manguitos en la piscina y a contarle todo lo que hacían. Al final un día dijo que se los quería poner (en casa). Dicho y hecho, antes de que se arrepintiera, se los pusimos y tal cual le bajamos al agua. Le encantó (fuimos con mucho cuidado para que cogiera confianza) y primero de nuestra mano y poco a poco él solito, ahora está hecho un pez. Ya mueve brazos y piernas aunque todavía avanza poco. No le gusta mucho sumergirse, aunque casi todos los días una o dos veces nos metemos debajo del agua. Y como siempre, lo más complicado, que se ponga boca arriba, que no le gusta nada. 

Lo gracioso es que ya le hemos pillado un par de veces en la bañera probando las cosas que no le gustan mucho en la piscina, es decir, poniéndose boca arriba y metiendo la cabeza debajo del agua. Yo creo que prefiere aprender en un entorno controlado y luego ya hacerlo en la piscina.

Lo importante de este verano es que disfrute, que no se pegue ningún susto gordo, que vea el agua como una manera de divertirse y que aprenda lo básico. Ahora estamos con cerrar la boca (para que no se trague media piscina con las risas) y desinflándole los manguitos poco a poco para que aprenda a flotar sin tanta ayuda. De hecho algún día hemos bajado con un churro y con un corcho, sin manguitos, y no se le da nada mal. Lo dicho, poco a poco.

viernes, 26 de julio de 2013

Nanas

Como decía en mi anterior entrada, ahora Mario me pide que le cante alguna noche cuando se acuesta. Todavía es pequeño para los cuentos de antes de dormir, así que es una buena solución para que se calme y se tranquilice al quedarse a oscuras, y pueda conciliar el sueño.

No le cantaba cosas tranquilas desde que era muy bebé, porque últimamente las canciones siempre son lúdicas, para tocar algún instrumento, bailar, jugar, en los viajes, etc. Y como ya comenté cuando Mario era un bebé, no me sé nanas.


Como no le puedo cantar en inglés porque se pone muy raro (sigue sin gustarle eso de escucharme en otro idioma), he adaptado canciones de Los Planetas, Vetusta Morla, Bunbury, Elefantes, La Buena Vida y otros grupos que me gustan (y de los que me sé las canciones...), para que sean nuestras nanas. Al final lo que cuenta es el ritmo y el tono con que cantes.... ¿verdad? Os dejo aquí nuestro top3.


Miedos y sustos

Hace un par de meses noté que a Mario empezaba a no gustarle mucho la oscuridad. No por las noches, pero si durante el día apagaba la luz de una habitación antes de salir, o si se apagaba la luz del descansillo, le oía quejarse.

No le di mucha importancia, pero poco a poco fui notando que estábamos entrando en una etapa de "mieditis", nada grave, pero de pronto se asusta con cosas que antes yo creo que apenas notaba, la oscuridad, los ruidos fuertes, el agua en la piscina, ciertas personas o situaciones.

De momento hemos optado por no insistirle con que haga cosas que no quiere hacer, simplemente le animamos, estamos con él y lidiamos con cada cosa de una manera diferente, intentando que haga las cosas sin darse cuenta, jugando.

Nos ha funcionado más o menos con todo excepto con la oscuridad. Nos fuimos un fin de semana a Valencia para que repitiera en la playa y al apagar la luz por la noche se llevó un disgusto terrible, a pesar de que estábamos nosotros con él. "No veo, no veo, Mario no ve, susto". Las noches del hotel lo achacamos a que era un ambiente extraño, y lo solucionamos encendiendo la luz de la entrada de la habitación a ratos y hablándole y cantándole.

Pero al volver a casa decía que no quería dormir, y era por la oscuridad. Desde entonces, le acuesto, le canto una canción, y si se queda tranquilo, ya está. Si se asusta, le dejamos la luz del pasillo encendida un rato (con su puerta medio cerrada, es sólo un poco de claridad) hasta que concilia el sueño. Va por días, pero a veces si se despierta a mitad de noche y pide pis (que se desvela más que si pide agua), hay que volver a dejarle la luz encendida un rato.

Lo curioso es que ahora jugamos a veces a oscuras para que se vaya acostumbrando y por el día se lo pasa bien, ya no le asusta. Da pena verles con miedo de verdad, porque yo creo que son las primeras veces que está experimentado ese sentimiento, pero bueno, de momento son ratos y en situaciones muy concretas, con paciencia y mucho cariño supongo que podremos ir superándolo juntos. En la foto la habitación de Mario, de momento ni el osito Carlitos con el que sigue durmiendo todas las noches ni los "frutícolas" (el vinilo de la pared) le acompañan lo suficiente como para ayudarle con el miedo...


jueves, 18 de julio de 2013

Libros que han triunfado (y IV)

Termino estas entradas por el momento, porque claro, dentro de un tiempo habremos descubierto otra vez un montón de libros chulos para pasar buenos ratos. Estoy intentado "picar" a Mario con los cuentos, pero de momento no lo consigo de ninguna forma.

Hoy tocan los libros para aprender. Ya sé que se aprende con todos, pero con estos no somos nada sutiles, hasta Mario se da cuenta de lo que pretendemos. Por eso a veces le dan más pereza que los demás, pero ahora en vacaciones nos ponemos con ellos todos los días un ratito y "estudiamos" alguna cosa nueva.
Cuando era más pequeño empezamos por los libros sencillos para los colores, las formas, los sentimientos, las estaciones del año. Ahora los favoritos son estos.

El libro del ABC mágico le encanta, quiere aprenderse las letras y este libro es precioso. Cada letra tiene una tarjeta y una serie de palabras que empiezan por ella. Las ilustraciones son muy bonitas y hay mil formas de jugar con el libro y de que aprenda mientras se divierte. Lo compramos en la Feria del Libro y la verdad es que fue un acierto, porque ahora es con lo que está ofuscado, con las letras.


También le gusta mucho este libro-juego (también con tarjetas y huecos) para aprender colores, formas, números y contrarios. De momento hemos avanzado mucho con formas (ya se sabe el círculo, el cuadrado y el triángulo) y contrarios, con los colores se aburre y de los números pasa olímpicamente. Es que ni el uno!


Y el último que le gusta mucho es el de las profesiones, que son en realidad un montón de libros pequeñitos donde se explica lo que hace un médico, un policía, etc.



miércoles, 17 de julio de 2013

Libros que han triunfado (III)

Hoy los libros de imágenes, que son con diferencia los que más le gustan a Mario desde hace mucho tiempo y los que le han permitido aprender multitud de palabras nuevas, algunas muy curiosas para un niño de 2 años... Y también le han hecho interesarse por las letras, ya que un día comprendió que debajo de cada foto se puede leer la palabra correspondiente y que estaría "chulo"poder leerlo él solito. Este fue el primero, nueve fotografías por página organizadas por temas:



Y este el que le siguió, con muchas más fotografías y palabras, y conceptos más complicados:


Después de estos libros hemos probado con algunos de tipo enciclopedia, estos suelen ser con ilustraciones más o menos realistas en lugar de con fotografías, y suelen ser temáticos, aunque la idea es la misma, poco texto y muchas imágenes con las que poder aprender palabras y conceptos e ir asociándolos. Dada la época del año, los que más miramos últimamente son uno del colegio (que nos encanta, y seguro que cae alguno más de esta colección) y uno de ocio y vacaciones, con el que hemos cogido ideas para entretenernos este verano.




martes, 16 de julio de 2013

Libros que han triunfado (II)

Hoy voy con los libros para jugar. Con todos jugamos, pero con esto me refiero a los que tienen algún tipo de solapa, pestaña, mecanismo, etc; que permitan a Mario interactuar con el libro (y romperlo con más facilidad, todo sea dicho...).

Cuando era más pequeño le gustaron mucho los de esta colección de tipo adivinanza ¿De quién....?. En cada página te enseñan una parte del animal (la cola, las rayas de la piel) y tienes que adivinar cuál es. Luego despliegas la página y ya puedes ver al animal completo. Yo creo que sobre todo le gustaban de pequeño porque el colorido es muy vivo y la ilustraciones sencillas y graciosas. Además las páginas son fáciles de desdoblar para niños pequeños.



De un poquito más mayor le gustó mucho este de Little People que le regalaron sus tíos. Tiene un circo, un barco pirata, un salón del oeste, un castillo. Cada página tiene dos vistas diferentes y está tan lleno de ilustraciones, que se puede jugar durante mucho rato en plan ¿dónde está Wally?, buscando todo tipo de objetos y personajes, porque a veces cuesta un rato encontrarlos.


Y este libro de SM ha sido la joya de la corona desde que se lo regalaron los abus en su segundo cumpleaños. Cada página tiene ilustraciones de distintos vehículos y medios de transporte. Muchas ilustraciones y muy detalladas. Y algunas de ellas con algún tipo de pestaña, rueda, desplegable, etc. La verdad es que se ha pasado con él horas y horas y parece que no se cansa.


lunes, 15 de julio de 2013

Libros que han triunfado (I)

Ahora que tenemos tiempo para estar juntos y hacer muchas cosas, una de las actividades que no faltarán ningún día será leer un rato y mirar algunos de nuestros libros. Os voy a contar los que más le gustan a Mario. Hoy empiezo por los de texturas y por lo que sólo tienen dibujos. Este tipo de libros son los que tenemos hace más tiempo, pero a Mario le siguen gustando mucho.

Para las texturas, en casa han triunfado estos libros que encontramos en Dideco, la colección de "al dedillo". Los hay de diferentes temas, nosotros tenemos de animales en diferentes ecosistemas (la granja, el mar, la sabana) porque era el tema del momento. Están llenos de ilustraciones y de figuras con diferentes texturas. Ahora le gustan, pero de pequeño le impresionaban mucho y se pasaba ratos muertos tocando los diferentes materiales y poniendo todo tipo de caras graciosas.



En cuanto a los libros con sólo dibujos, son los únicos con los que Mario se entretiene con algo que se parezca a un cuento, miramos las ilustraciones y nos imaginamos juntos lo que está pasando, cada vez lo contamos de manera diferente, añadimos cosas nuevas o nos inventamos situaciones diferentes. Los que más le gustan son los de esta colección de Helen Oxenbury, en los que el protagonista es un niño que se parece mucho a él y que hace cosas muy reconocibles para él. Las ilustraciones son muy tiernas y los libros tienen un tamaño que era muy manejable para Mario cuando era más pequeño (y son de un material bastante resistente, por eso han sobrevivido, porque hace unos meses, Mario se cargaba todos los libros en un pis-pas). No tienen absolutamente nada de texto, sólo una dibujo por página.


domingo, 14 de julio de 2013

Vacaciones



Mario y yo ya estamos de vacaciones!! Yo me cojo ya unos días de descanso, padreprimerizo no puede hasta Agosto, pero no importa, así nos organizamos para que Mario pueda descansar de cole un mes y medio seguido. Me da pena, al final los chiquititos tienen menos vacaciones que los mayores, como aprovechamos que las guarderías no cierran....

Estas primeras semanas Mario y yo tenemos muchos planes en casa y por Madrid, os iré contando las cositas que hacemos. Cuando ya estemos todos de vacaciones nos iremos unos días a la playa y otros a la montaña (si todo va bien, después de las enfermedades de última hora los dos últimos veranos, no nos fiamos).

Mario se entera de todo, así que le explicamos lo de las vacaciones dos días antes de terminar el cole, porque si no como no tiene todavía noción del tiempo, se pone de los nervios. Así se despidió de todos con calma, recogió sus notas (todo Cs de "conseguido") y trabajos de este curso y ahora está eufórico. Cantando y bailando desde que se levanta hasta que se acuesta. La verdad es que llevaba con la misma rutina desde el 1 de Septiembre, y ahora es casita, familia, piscina, juegos y diversión. Le tiene que apetecer mucho. Primer cambio: se ha levantado dos días seguidos después de las nueve, que para él es tarde. Así que ya estamos oficialmente de vacaciones. 

La foto es en una playa de Vera, hace unos veranos "cuando estábamos solteros" (antes de Mario), como dice el padre de la criatura....

viernes, 12 de julio de 2013

Poco a poco

Después de dejarle a Mario su espacio y su tiempo estas dos primeras semanas de piscina (que le ha dado mucho respeto y casi diría yo que miedo, con lo que le gustaba el verano pasado), ayer se arrancó a nadar él solo con sus manguitos en la piscina grande y se lo pasó genial. No era un espejismo, hoy hemos repetido. Otro día os cuento.

Autonomía y psicomotricidad

En estas dos cosas Mario ha mejorado mucho en el último mes. En general, le gusta hacer las cosas a él solo (o por lo menos intentarlo). Aunque con algunas cosas concretas estaba siendo perezoso y no le apetecía ni intentarlo, por ejemplo, con vestirse y desvestirse o con lavarse los dientes.
El truco ha sido el típico "ya eres un niño grande" (sobre todo desde que no usa chupete ni pañal en ningún momento) y el "Mario, ¿me ayudas?", que como es un solete, es lo que mejor funciona siempre con él.
Así que ahora se desnuda él solo (todavía no se viste, es mucho más complicado), es capaz de sentarse en el orinal a hacer sus cosas él solo (y, horror de los horrores, se quiere limpiar él solo.....), se lava los dientes todas las mañanas a la vez que yo, él solo.
Y en lo que se refiere a la psicomotricidad, sube las escaleras como los adultos, cambiando de pierna, eso sí, cogiéndose del pasamanos. Corre que se las pela, salta cada vez mejor, entre y sale de la piscina solo (aunque el tema acuático ya lo cuento otro día), se sienta él solo en la silla del coche, repite casi perfectos los gestos de las canciones. La verdad es que me da pena verle tan mayor por un lado, pero por otro es un orgullo que se valga tan bien por sí mismo. Y también es una ayudita para nosotros, hay que decirlo, está genial entrar en casa y decir "Mario, ve quitándote la ropa". Y encima la guarda en sus cajones!!!!
Asignatura pendiente: pedalear en el triciclo. Todavía intenta que se mueva a golpe de cadera. Le costó aprender a manejar el bólido (el correpasillos) y ahora esto le está costando también, es lo que tiene ser tan cabezota... ¿Algún truco?
Lo más curioso es que él se ha dado cuenta de estos avances y ahora hace de "padrecito", sobre todo conmigo. Así que pretende darme de beber o de comer, ponerme la crema cuando salgo de la ducha o ayudarme a vestirme. Y encima cuando ve que lo hago yo, sin su ayuda, me dice "Mu bien mami", como si le sorprendiera. Un día me lo como entero.

jueves, 4 de julio de 2013

Somos peligrosos

Primera noche completa sin pañal. Mario lo pidió ayer después del baño: pañal no, mucho calor ("paná-no-mushocaló-mami"). Así que dicho y hecho, en calzoncillos. Y toda la noche seco, qué campeón, estábamos un poco moscas, pero sin problemas (excepto que ha estado vomitando porque se ha pillado un bicho con el calor, pero eso es otra cuestión, estamos en ello). Si no pasa nada raro, otra cosa superada. Qué fácil es mi niño cuando quiere!

Animales y medios de transporte

En algún punto que ya no recuerdo entre 1 añito y 2, el interés principal de Mario se desplazó de los animales (selváticos, domésticos, daba igual) a los medios de transporte (terrestres, marítimos, no hace ascos a nada).
Es muy curioso como esto le influye en todo: las palabras que prefiere aprender, los cuentos que le gustan más, los juegos y juguetes que prefiere, los dibujos que más le gustan, el menaje que prefiere para comer, la camiseta que prefiere ponerse, la canción que más repetimos, etc. Jaja, ¿alguien me puede decir cuál es la próxima etapa en el desarrollo de los niños? Porque todo el mundo me ha dicho que este paso es normal, pero me sorprende mucho este cambio de intereses tan radical y esta pasión por unos temas tan concretos en un niño tan pequeño. Que sabe decir cosechadora..... y vivimos en Madrid.

domingo, 30 de junio de 2013

Estado de la cuestión

Hace mucho que no hablo de pises y cacas en el blog, porque ya es un tema bastante superado. Desde diciembre, la ropa de repuesto viene con nosotros sólo por costumbre y precaución, pero Mario lo tiene todo controlado.
Los únicos escapes, de pis, han sido por agotamiento los días que está muy cansado ya a última hora de la tarde, por risas (los más frecuentes, cuando se parte de la risa, que es a menudo, le cuesta controlar) y por protesta (cuando se enrabieta porque no le hacemos casos). Pero la verdad es que son muy pocos.
Sigue siendo el único de la clase que no usa pañal, lleva así todo el curso, pero lo tienen todos asumido y es divertido ver como él sabe que se va al orinal y los demás le miran y le hacen la ola mientras está sentado, mientras que él mira a veces con curiosidad y con su famoso "huele fatal" cómo le cambian el pañal a un compañero.
Hemos seguido con el pañal de la noche porque Mario bebe mucha agua y duerme muy profundo... por lo que nos ha parecido mejor dejarlo para el buen tiempo. Pero desde que le quitamos el chupete y asumió que es un "nene mayor", casi todas las mañanas lo tiene seco, así que se lo quitaremos en cuanto empecemos las vacaciones. Alguna noche ya nos ha llamado para hacer pis en el orinal y no hacerlo en el pañal.
Y nuestra asignatura pendiente ahora es usar el inodoro, porque le da pánico. No tenemos prisa porque deje el orinal, pero claro, cuando estamos fuera de casa no hay manera de que haga nada. El pis se puede hacer en cualquier sitio, los chicos lo tienen fácil. Pero comprobamos cuando fuimos a la playa, que el tema de la caca es un problema. Por no querer hacer nada en el váter o en el bidé (o en toda la lista de sitios que le acabamos ofreciendo), se nos estriñó. Al final tuvimos que usar el cubo de la playa....
Hemos probado en casa poco a poco, con un escalón alto, usando pegatinas como refuerzo, etc. Los reductores ya no nos valen, porque le quedan todos pequeños. No hay manera, parece que le van a comer el culo (que supongo que es lo que piensa, porque es pánico, y eso que nos ve a nosotros todos los días). Consiente hacer pis de frente, pero no hay manera de sentarle. Así que poco a poco, es con lo que estamos ahora. Se admiten sugerencias!

martes, 11 de junio de 2013

Sin chupete del todo

Ya os conté hace algunas semanas que le habíamos quitado a Mario el chupete durante el día y que sólo se lo poníamos para dormir. Todo salió muy bien, sin disgustos, ni insistencia ni chuparse el dedo.
Así que hace una semana, aprovechando que lo pidió ya en la cuna con los ojos medio cerrados, le dijimos que como ya era muy mayor, ya no había chupetes en casa, tampoco para dormir.
Inexplicablemente él piensa que los chupetes se los llevó la abu, aunque luego por la noche siempre le dábamos uno para dormir.... así que abrió un poco los ojos y dijo algo así como "se-lo-llevó-abu-vale". Y se durmió. Y hasta hoy. Eso sí, todos los días nos dice en algún momento que "ya es mayor" y que "el tete lo tiene la abu". Y todas las noches que ha dormido sin chupete se ha levantado con el pañal seco...
Tenemos alguno guardado por si hay una emergencia, pero como si no hubiera pasado nada. Qué bien, otra cosa más superada, y lo siguiente el pañal de la noche. Y por cierto, está precioso cuando entramos a verle dormir y se le ve toda la cara con esa boquita de piñón, sin nada más, y tan apacible.

lunes, 3 de junio de 2013

Distintos formatos

A Mario le encanta un cuento mío de cuando era pequeña que es Blancanieves pero contado como en un cómic, por viñetas. Lo mira mucho y es de los pocos cuentos que pide que le contemos (le encantan los libros pero todavía no tipo cuento).
Hace unos meses, de repente se me ocurrió ponerle la película de Blancanieves (soy un poco lenta, lo sé...), y se quedó alucinado viendo a los personajes del libro en movimiento. Desde entonces el libro le gusta todavía más y pide mucho ver a los "aijó" y a la "buja-mala" en la tele. 
Moraleja: le parece alucinaaaaaante ver objetos y personajes en diferentes formatos y lugares, así que vamos jugando con eso. Un libro, un vídeo, un dibujo, una canción; en la tele, en el ordenador, en el móvil, dibujando nosotros. Y todavía no deja de sorprenderse cuando reconoce las cosas, le encanta.

martes, 28 de mayo de 2013

Primera vez en la playa

Hacía muchos meses que habíamos dicho que el primer fin de semana que no hiciera muy mal tiempo y estuviéramos todos sanos, nos escapábamos para que Mario viera el mar. Pues hasta finales de este mes de Mayo, no se han cumplido las dos condiciones... Eso sí, todo lo bueno se hace esperar.
El viaje los tres juntos ha sido una maravilla. Mario sabía que nos íbamos, porque nos había visto hacer las maletas y le habíamos explicado que nos íbamos a la playa (aunque no sabía lo que era). Le recogimos en el cole después de comer, habíamos pedido que no le dejaran dormirse para que durmiera un poco en el coche y se le hiciera el viaje (unas cuatro horas) un poco más corto. Y desde ese momento hasta que regresamos a casa, no hizo otra cosa que no sea cantar, reírse y parlotear. Hasta el viaje en coche le gustó, casi no durmió ni a la ida ni a la vuelta mirándolo todo y cantando.
Una recomendación: si todas las primeras veces son preciosas, la de ver el mar es increíble, así que no dejéis de grabar un vídeo y de hacer fotos. Yo creo que la cara de Mario al ver el horizonte, el mar, las olas y la arena fue irrepetible. Fuimos nada más llegar, antes de pasar por el hotel mientras hubiera luz, porque teníamos muchas ganas de ver cómo reaccionaba, y fue todo muy emocionante.
Toda ha salido bien, buen tiempo sin demasiado calor, la playa vacía para nosotros solos, el hotel muy cómodo, Mario ha comido y descansado bien (ha probado hasta el pescaíto frito), ha terminado agotado todos los días pero "comportándose". Se lo ha pasado genial, pidiendo calle y playa desde que abría un ojo por la mañana. Y aunque se tomó la playa con precaución los 5 primeros minutos, todos los días ha terminado "croqueta", sin reparos a hacer de todo con la arena e incluso con las algas y conchas. Y no se ha bañado del todo pero si ha pasado mucho tiempo en la orilla mojándose las piernas.
Con lo blanquito que es hemos tenido mucho cuidado con el sol, pero todavía no pega como en verano, así que ha sido relativamente sencillo. Resumen: en cuanto podamos repetimos, nos ha sentado a todos casi como un mes completo de vacaciones...

martes, 21 de mayo de 2013

¿Qué es eso mami?

Hace unos días Mario me preguntó por primera vez, con tono interrogativo y manos hacia arriba, abriendo mucho los ojos ¿qué es eso mamá? (no recuerdo con qué objeto). Poco a poco lo ha ido preguntando más, y ahora le añade el mami. Así que ahora escucho siete millones de veces al día ¿qué-es-eso-mami? Y casi todas le respondo, claro, porque encima le contestas y se lo aprende. En unos días creo que Mario ha aprendido más palabras que hasta ahora.
Tengo que reconocer que alguna vez no le contesto, porque se están dando todo tipo de situaciones curiosas con la preguntita....

lunes, 20 de mayo de 2013

Mami y papi

Por no sé qué misterio misterioso Mario lleva un par de semanas llamándonos papi y mami de vez en cuando. Cada vez lo usa más, sobre todo cuando estamos jugando o cuando se pone meloso. Y nosotros siempre hemos dicho papá y mamá. Y para rematar cuando está de broma nos llama papito y mamita...

viernes, 17 de mayo de 2013

Estirón

Es definitivo: Mario ha estirado otra vez. Lleva unos días que cuando nos bañamos (muchas tardes los tres juntos para ahorrar tiempo y hacerlo más divertido), se queda de pie con nosotros, antes se sentaba y le gustaba que le cayera al agua y jugar con sus cosas, pero ahora parece que prefiere ser uno más.
Y ayer me pareció que nos llegaba más alto. Y que casi no le sobraba cuna por los pies. Hoy le he tenido que abrigar (vaya tiempo de m.) y como que le quedaba todo más pequeño, y sólo hacía dos semanas que no se ponía esa ropa. 
Pero es que hoy, le he pillado mirándose al espejo del baño por encima del lavabo. Por encima! Y por primera vez ha podido abrir una puerta por el manillar sin problemas, sin colgarse ni estirarse ni nada, igualito que yo. Qué barbaridad, ya nada estará a salvo, ni cerrando las puertas!!! Jaja. 

domingo, 12 de mayo de 2013

Aventuras

Con la llegada del buen tiempo estamos intentando compensar a Mario por un invierno lleno de cuentos, manualidades, pelota en el pasillo y demás juegos de interiores. Esto días han sido todo nuevas experiencias, y las estamos disfrutando mucho. Hemos cogido el metro (tren azul para Mario) por primera vez, hemos dado la vuelta al lago de la Casa de Campo, hemos visto patos, hemos visto caballos, hemos hecho deporte en una pista de atletismo, hemos ido de picnic, hemos visitado el jardín botánico para ver flores y árboles. 
Da gusto, por fin aire libre y solecito.
Mario con todo igual, primero cara de póker y luego ilusión a tope y darlo todo. Con deciros que hasta algún día hemos conseguido agotarle lo suficiente para que se echara una siestecilla después de comer (que desde el verano pasado, nada de nada).

miércoles, 8 de mayo de 2013

Capacidad para expresarse

Como ya he dicho en alguna entrada anterior, los cambios que estamos notando en Mario desde que cumplió los dos años son increíbles. En un par de días puede llegar a hacer cosas completamente nuevas como si llevara haciéndolas toda la vida....
Está mejorando a pasos agigantados con la psicomotricidad, pero sobre todo con la capacidad de expresión, habla por los codos y más que nada se lo notamos con conceptos abstractos que no implican aprenderse el nombre de nuevos objetos sino ir un pasito más allá. 
Por ejemplo, distingue perfectamente entre la situaciones en las que "No quiere" y las que "No puede", cosa que no ocurría hasta hace bien poco. También entre "Mario ayuda" (cuando quiere ayudarnos él a nosotros con algo) y "Ayuda mamá" (cuando quiere que sea yo la que le ayude a él).
Ha empezado con los adjetivos, y usa mucho grande, frío o guapo/a. Ya ha sustituido "pupa" por "daño" (está hecho un hombretón, jaja). Y el otro día me sorprendió haciéndome una lista de todos los colores que se sabe, diciéndome al final "colores".

lunes, 6 de mayo de 2013

Google y los niños

Yo trabajo mucho en casa, y el 90% del trabajo es delante del ordenador, a padreprimerizo le pasa lo mismo, así que tenemos el despacho integrado en el salón y Mario está acostumbrado a vernos dándole a la tecla mientras el juega, pinta o lee un cuento.
La palabra "ordenador" está en su vocabulario y la verdad es, que como le encanta imitarnos, le llama mucho la atención.
Hace unas semanas se me ocurrió sentarle en mis rodillas un día que estaba un poco pesado y enseñarle algunas fotografías de objetos conocidos. Le pareció magia!! Así que ahora casi todas las tardes cuando termino (y se porta bien para dejarme terminar porque sabe lo que viene después), pasamos un rato buscando vacas, elefantes, camiones, trenes, corbatas, papás, tomates, Caillous, y una lista infinita de cosas que es casi la lista de palabras que conoce. 
La variedad de imágenes y de dibujos que le puedo enseñar con Google y la cantidad de juegos y de historias que podemos inventarnos alrededor de todo lo que vemos es tan enorme que creo que hemos encontrado entretenimiento para rato....

martes, 30 de abril de 2013

Una semana sin chupete

Habíamos hablado que cuando Mario terminara con los dientes, íbamos a intentar quitarle el chupete y dejárselo sólo para dormir. Dicho y hecho, hemos comprobado que ya no le duele el último colmillo que le ha salido y hemos probado. Estuvimos un par de días diciéndole que no le entendíamos bien cuando nos hablaba con el chupete, que era de niño pequeño, que estaba más guapo sin él. En cuanto se lo decíamos, se lo quitaba (en realidad, lo tiraba bien lejos), buena señal.
La verdad es que lo usaba sólo en casa, y a ratos, cuando estaba muy rabioso con las encías, aburrido o cansado. Así que lo siguiente que hicimos fue esconder la caja donde los guardamos. No sé muy bien por qué, él ha dado por hecho que los ha llevado la abu, porque es la explicación que nos ha dado desde el principio. El caso es que ahora sólo ve un chupete al lado del pijama cuando le cambiamos después del baño para ir a dormir. Ya no están en su cuarto ni en la mochila del cole, si no los ve, no se acuerda.
Y parece que funciona, porque en toda esta semana, sólo lo ha pedido alguna vez, y le hemos dicho "No Mario, ya eres mayor y sólo tenemos chupete para dormir", y se ha quedado tan tranquilo con la explicación. Sólo ha insistido una tarde en la que estaba muerto de sueño, pero no hubo ni siquiera disgusto grande, insistió un poco enfadado, pero como no sabemos dónde están.... Estamos controlando que no empiece a chuparse los dedos o a meterse cosas en la boca, que de momento no.
Parece que todo va bien, pasada la primera semana, no está siendo muy complicado. A ver si sigue así.

viernes, 19 de abril de 2013

Vamos a hacer una fiesta

Por fin le ha roto a Mario el último colmillo!!!!! Ya tiene los dientes que se supone que hay que tener su edad. Qué barbaridad, lo que nos ha costado. Con este último colmillo llevábamos desde las Navidades, de vez en cuando rachas de tres o cuatro días con babas, cacas raras, cara irritada, sin dormir, sin comer e incluso con fiebre alta. Y ayer por la tarde, por fin, después de tres días muy malos (me llegaron a llamar de la guardería una mañana porque estaba llorando todo el tiempo y no tenía nada, pero no le podían calmar y nunca le habían visto así y estaban asustadas), con sangre incluida en la encía, le ha asomado el piquito.
Esto sí que es para celebrarlo, qué a gusto se ha quedado el pobre.

miércoles, 17 de abril de 2013

Publicidad de la buena

Me molestan los comentarios que me llegan repetidamente al blog intentando colarme publicidad, pero sabéis que cuando algo me gusta, os lo cuento por si os sirve. Hoy van dos sinceras recomendaciones, en este caso, del trabajo de dos personas increíbles.

Os dejo el enlace de Susana Valles, fisioterapeuta que nos dio unos cursos de preparación al parto tremendamente prácticos y que luego nos ayudó con la recuperación de mi suelo pélvico, nos enseñó a hacer masajes a Mario, y que es una persona positiva, dinámica, SUPER profesional, muy preparada y llena de sentido común a la que os recomiendo tener cerca tanto antes como después de dar a luz. Para nosotros ha sido una suerte contar con ella este tiempo. A ver si se anima con su blog y así puede llegar a la gente que no viva cerca (Su, sé que estás siempre hasta arriba, pero tienes que hacer un hueco....).


Os dejo también el enlace de Jesica, que elabora cojines de lactancia y dudús con toda su paciencia y cariño. Es madre de dos niñas preciosas y sabe lo que se hace, así que utiliza materiales naturales y de calidad y sus productos son cómodos y prácticos. Hay que ver la diferencia con las cosas caras, sin personalidad y poco útiles que te venden en algunas tiendas supuestamente personalizadas.


Espero que os sirvan estos enlaces!

martes, 16 de abril de 2013

Soy mono

En los últimos meses Mario ha desarrollado mucho su picardía, y la utiliza para bromear y hacer el payaso, pero también para escaquearse cuando no le apetece hacer algo (o por lo menos intentarlo) o para conseguir nuestro perdón cuando nos enfada.
Si hace algo mal, o la pifia y le regañamos, su estrategia principal sigue siendo la de cuando era bebé: evitarnos la mirada. Siempre y cuando no nos mire a los ojos, la cosa no va con él. Y justo después despliega todo su arsenal de monerías y nos mira como diciendo "pero a que soy adorable ¿me perdonas, sí? si soy muy mono, no te puedes enfadar conmigo". Es increíble lo pelota que puede llegar a ponerse en esos momentos, con lo pequeño que es...
Cuando la pifia no ha sido muy grande, claro, nos acabamos riendo y se sale con la suya. Con las cosas serias, ignoramos todos sus encantos. Y ahí es cuando se da cuenta de que algo va mal y ya se pone todo triste y pensativo, de manera que podemos sentarnos con él a explicarle lo que no se puede repetir, etc.
De momento seguimos una regla que escuchamos hace tiempo: le ignoramos tantos minutos como años tiene. Hemos comprobado que si nos "enfadamos" mucho más de dos minutos con él, se desconcierta porque se le olvida lo que ha pasado, y no nos sirve para nada. Así que esperamos más o menos ese tiempo y es automático, se desinfla, deja de ser tan mono y ya podemos razonar con él. Curioso.

jueves, 4 de abril de 2013

Artisteando

Este invierno está siendo eterno, por lo que hemos estado muuuucho tiempo en casa. Hemos aprendido un montón de juegos y entretenimientos, y nos hemos animado con alguna cosa sencilla pero que nos daba pereza, como es el caso de la pintura de dedos y de otras manualidades.
Todos los regalos que nos ha hecho Mario en el cole hasta ahora (día de la madre y del padre, etc), son cosas pintadas de alguna manera con este tipo de pintura. En casa se puede hacer, sólo hay que pensarlo bien para dejarles a su aire y que puedan disfrutar de verdad pero que no pringuen demasiado.
En nuestro caso, le ponemos ropa vieja (aunque luego no lava demasiado mal, pero por si acaso), le descalzamos, le ponemos un babi, despejamos el suelo del salón y lo cubrimos con una sábana grande. Luego le ponemos papel (cuanto más grandes las hojas, mejor), la pintura de dedos y diferentes "herramientas" para jugar con la imaginación (para hacer formas, para repartir la pintura y extenderla, para pintar encima, etc). Y dejamos cerca una palangana con agua para que al terminar se quite lo gordo de las manos y podamos llegar al baño sin mucho accidente.
Hemos empezado a guardar cartón, palitos, hueveras, cartones de rollos de papel, etc; porque para este tipo de cosas vienen genial y siempre se nos ocurre algo. Le encanta.

miércoles, 3 de abril de 2013

Libros de fotografías y palabras

Desde este verano esta es una de las mayores distracciones para Mario. Empezamos por un libro que tiene 9 fotografías por página y debajo de cada una de ellas, escrito el nombre. Cada página tiene un tema: los colores, el cuerpo humano, los animales, etc. En total son 100 fotografías/palabras diferentes.
Hace unos meses a Mario le encantaba sentarse con nosotros, nos iba señalando y le íbamos explicando cada foto y diciéndole cada palabra. Aunque lo primero que aprendimos fueron los ruidos de los animales y de los medios de transporte.
Luego cambiamos la forma de ver el libro, y lo que le gustaba es que le dijéramos la palabra para buscarla él y señalarla (y celebrarlo cuando acertaba, claro).
Cuando ya se las sabía casi todas, le regalamos uno con 1000 fotografías/palabras, también por temas, pero más gordito y con muchas más imágenes por página, mucho más desordenadas. Le encanta, y va con él a todas partes, no se cansa de mirarlo y de encontrar cosas nuevas. Poco a poco el juego a vuelto a cambiar, y ahora le gusta ir señalando y diciendo él la palabra.
El truco es buscar libros donde las imágenes y palabras sean reconocibles para él, en algunos libros se muestran objetos supuestamente cotidianos que no son familiares para él y no le dicen nada (pasa a veces con libros de autores extranjeros, que lo que se muestra en las fotos no es igual que lo que solemos usar, vestir o comer aquí). Pero cuando va reconociendo las cosas, en el libro y en la vida real, le encanta. A veces ve algo en casa o en la TV y sale corriendo para enseñarnos la foto del libro.
La última novedad es que el libro con más palabras tiene dedicadas dos páginas a las letras y a Mario le han empezado a llamar la atención, ya sabe de cuando pintamos que las letras forman las palabras y se pueden escribir cosas. Hemos empezado a aprender las vocales, la M de Mario y la P de papá. Y va flechado!!

sábado, 23 de marzo de 2013

Gracias mamá

Cuando de pequeñito Mario empezó a entender el juego de toma-dame con sus juguetes y cositas, aprovechamos para que entendiera también el "gracias", que por aquel entonces sonaba como "dadas". Luego se nos olvidó un poco, pero ahora que habla por los codos, hemos retomado los modales y rápidamente se ha acostumbrado a dar las gracias cuando pide algo y se le da, o cuando se le ayuda con algo (típico, ¿qué se dice Mario?).
Lo gracioso es que él mismo ha añadido coletillas, así que ahora dice a todas horas "gashas mamá", "gashas papá" o incluso "gashas, home!" cuando le ha costado mucho que le hiciéramos caso. Ahora estamos intentando que se acostumbre al por favor, porque a veces parece un pequeño dictador por la manera en la que da las órdenes. Eso sí, luego te lo agradece todo mucho...

martes, 19 de marzo de 2013

Uniforme

La verdad es que este curso hemos gastado poco en ropa porque en la guardería de Mario utilizan uniforme. Al principio de la temporada nos indignaron los precios de las prendas del uniforme, bastante escandalosos. Pero como no nos quedaba más remedio, le compramos dos chandals y un babi. No nos obligan a comprar las camisetas, así que se la compramos lisas en H&M, que así tenemos más y las podemos cambiar cada día. También le compramos unas zapatillas de deporte para ir con ellas todos los días al cole, que no entran tampoco en el uniforme.
El babi lo lavamos cada fin de semana (lo usan para comer, así que casi viene andando solo, pero bueno...). Y el chandal depende de la semana, pero como lo compramos crecedero no hay problema porque lo podemos secar con la secadora. Eso sí, lo compramos crecedero y a principio del curso iba remangado, pero ahora ya le queda justitio justito. Por lo que el año que viene hay que renovarlo.
A lo del uniforme le veo sus ventajas y sus inconvenientes, sinceramente. Lo malo es que no se puede elegir...

viernes, 15 de marzo de 2013

Mío

El sentimiento de posesión se ha ido desarrollando en Mario poco a poco. Siempre ha sido un poco de "fetiches", y le ha dado un día por un objeto concreto (un cucharón, un paquete de clínex, cosas de lo más variado) del que no se ha separado para nada.
Con el paso del tiempo vimos que se iba apegando más por sus propios juguetes, y que se llevaba con él cosas para la merienda, para el orinal. Todavía estamos en una fase en la que siempre que salimos de casa, para el cole o a otro sitio, quiere llevarse alguna cosita suya con él.
Pero hace unos días ha aprendido la palabra "mío" por lo que ahora nos partimos de la risa ya que acompaña este tipo de comportamientos con golpecitos en el pecho y diciendo "nio-nio-nio".
Entradas relacionadas